agencia de NOTICIASLITERARIAS

 

 
 

 


 

 

 

 CUENTOS Y RELATOS

 

EL SUEÑO

 

Por: Zahur Klemath Zapata

 

Era un amanecer de atmósfera pesada. Había olor de aguas detenidas en aquel callejón. Me detuve mientras mi mente flotaba sumergida en pensamientos vagos. Por un instante perdí la noción del tiempo y regresé en el preciso momento que me caía una gota de agua en mi cabeza. Comencé a caminar de nuevo por aquel callejón solitario por entre la neblina, mis pasos sonaban sordos contra el empedrado, la luz de una lámpara se reflejaba en el suelo húmedo y se difundía entre la bruma. Los edificios eran viejos en aquel callejón. De cuando en cuando salía un obrero y se perdía en la distancia.

 

La luz de la mañana penetraba a través de la neblina y se podía ver los transeúntes caminar por las calles, envueltos en sus abrigos y toser de cuando en cuando. Abroche mi chaqueta con la esperanza de conservar más calor en mi cuerpo y permanecí caminando el resto de la mañana.

 

Al llegar a mi casa, caminé hacia el baño y dejé correr el agua para que se llenara la tina con agua bien caliente. Me desnudé con esa habitual costumbre y caminé al baño y me sumergí en la tina. Por unos minutos me quedé dormido y de repente oí una voz que venía de afuera, era como si alguien gritara mi nombre fuertemente. Me senté rápidamente y miré  confundido en todas las direcciones buscando al de la voz que me llamaba. No hubo señal alguna a mi alrededor, todo permanencia igual. La puerta entre abierta del baño dejaba colar un vientecillo suave y frío que me golpeaba la cara y el pecho. Me levante lentamente mirando por entra el marco de la puerta y ésta. Tomé la toalla y me seque el cuerpo, mientras me concentraba con la mente y los ojos a encontrar de donde  había venido la voz. Dí dos pasos, quedé frente al espejo mirándome. Estaba sorprendido de lo que me estaba pasando. Miré fijamente al otro yo que se movía al mismo tiempo y mi mirada quedó fija en mi mirada, alcé lentamente la mano tomándome el rostro con los dedos y acariciándome los pómulos pálidos, Moví suavemente las manos hacia el espejo con la seguridad absoluta de tocarme a mi mismo, en el último segundo en que se unía mis dedos y el espejo, saltó una luz de duda y mis yemas chocaron contra el espejo. Retiré mi mano y di un paso atrás, controlé mi pensamiento y dejé que mi cuerpo se relajara. Extendí mi brazo al costado izquierdo donde estaban mis objetos personales, tomé el talco y me frote con él. Me sentí fresco, suave, con la sensación de limpieza. Salí de allí dirigiéndome a la cómoda de donde tome ropas, caminé luego a la cocina a prepararme un taza de café.

 

Sentado al frente de mi mesa de trabajo recosté la cabeza sobre el espaldar de mi sillón, dejé que mis músculos se relajaran. La sensación de que algo se movía detrás de mi era casi perceptible, me voltee rápidamente, pero todo estaba intacto a mi alrededor, sólo un libro cayó del estante sin ninguna explicación. Me levante y caminé hacia él y lo recogí, colocándolo nuevamente en el estante.

 

Comencé a trabajar como de costumbre. En aquel tiempo me dedicaba a investigar sobre los fenómenos parapsicológicos, mi mesa siempre estaba llena de libros viejos y de poca circulación en las bibliotecas. Estos libros raros y curiosos me servían para ahondar en los misterios de las ciencias ocultas.

 

Trabajé toda la tarde y al caer la noche dejé los papeles sobre la mesa y me tiré de espalda sobre el sillón a dejar que mi cuerpo se relajara, era como dejar que mi cuerpo flotara en el vacío. Cerré mis ojos y caí en un sueño profundo.

 

No puedo recordar lo que pasó, hay una laguna en mi mente, como si el tiempo no hubiese existido mientras dormía, solo recuerdo que el teléfono sonar y estirar mi mano para responder el llamado. Escuché una voz a través del teléfono que me hablaba y no le podía entender muy claro lo que decía.

 

- Hola, -

 

- ¿Si? le (conteste)-

 

- Si, Tu.(me respondieron secamente)-

 

- ¿Quién habla? (Pregunté con curiosidad.)

 

- ¿Soy yo, no me recuerdas? Acaso ya me has olvidado.-

 

Busqué rápidamente en los escondites de mi memoria este timbre de voz y entre más lo buscaba más me confundía.

 

- ¿Recordarte? (le dije, en tono pensativo como si una pequeña luz se iluminara en mi mente)

 

- Si, soy el otro yo, el del espejo.- Era tan segura su afirmación que me hizo estremecer. Pensé velozmente en todas las cosas, aludes de figuras rondaron por mi pensamiento desapareciendo luego en la oscuridad de mi mente con la misma velocidad que llegaron.) -

 

- ¿De qué espejo me estas hablando? (dije)

 

- Tu sabes muy bien de que estoy hablando.-

 

Miré en mi interior, comencé a recordar rápidamente los sucesos del día, vi mi imagen proyectada en el espejo y de repente se rompía.

 

- Tu sabes que todos los espejos están rotos.-

 

Hubo una pausa, soledad y silenciosa.

 

- Ahora ya sabes de que estoy hablando.-

 

- No, no es posible, yo conozco esa voz. (Le dije asustado y perplejo.)

 

- ¿De que voz hablas?

 

- De tu voz. ¿Acaso no la conoces? (le dije en tono afirmativo.)

 

- Oh! ya comprendo, pero esta bien. (Pronuncio secamente mientras terminaba la frase. Luego continuo.) Bueno  ahora me toca explicarte todo lo referente al espejo y así estarás más tranquilo.

De inmediato reaccioné negativamente y movido por el instinto de conservación le dije.

 

- No hay ninguna explicación referente al espejo, cualquier palabra que pronuncie romperá  el hechizo y no estoy dispuesto a que eso suceda.-

 

- Esta bien, tú te harás responsable. -

 

Se hizo un silencio y quedé con una sensación de estar flotando en el espacio y suspendido de la nada. Miré a mi alrededor buscando que era lo que me sujetaba, pero no había nada, solo la oscuridad de la noche.

 

- ¿Me escuchas? ¿Contesta? No tengas miedo. (Nuevamente me hablo la voz.)

 

- ¿Miedo? (le respondí inmediatamente)

 

- ¿Tu sabes de que estoy hablando?

 

- No deseo hablar más contigo. Estoy un poco fatigado.-

 

- Espera los últimos segundos. (Dijo.)

 

- ¿Qué importa?, yo ya sé cual será  el final.-

 

- Es sorprendente, pensé que te negarías en el último momento, me voy.-

 

- Bien. (Dije.)

 

- Oí su voz que comenzaba a vibrar en todo mi cuerpo y decía.-

 

- Anda y clávate el cuchillo. Tú sabes en que sitio.-

 

Se hizo un silencio profundo y el silbido de la tetera lo cortó violentamente.

 

Siento caer una gota fría sobre mi columna vertebral y va bajando lentamente hasta la última vértebra. Miro a mi alrededor, veo la máquina de escribir que no ha terminado una frase, los manuscritos esparcidos sobre la mesa y los libros cerrados, el sofá vacío en su sitio y mi cuerpo flácido con los brazos desgonzados que cuelgan de los hombros, la cabeza hacia atrás recostada sobre el sillón y con los ojos cerrados, entre la oreja izquierda y el hombro veo correr un hilo de sangre y un pedazo de espejo clavado en mi garganta.

 

© 2002 - 2010 por ANL

  Reservados todos los derechos