agencia de NOTICIASLITERARIAS

New York, NY. EE.UU. Año 6 -

NOTICIAS LITERARIAS

 

Principal

 Agenda

 Noticias
 Cultura
 MásBiografías
 Mutimedios-Prensa
 Reseña de libros

 Entrevistas

 Opinión
 Artículos Literarios
 Relatos y Cuentos

 Reportajes

 Historia día a día
a

Especiales

 Libros Digitales
 Curiosidades
 Libros Recibidos
 Agentes Literarios
 Editoriales

 Concursos literarios

 Enlaces
 Clasificados
a

Servicios

 Correo recibido
 Suscripción
 Quienes somos
a

                                                                                                  06/10/2006

 

Ricardo León Peña-Villa

Cuidado Poeta Suelto

Por Luis Henao Uribe

 

MANHATTAN – Caminando feliz por una calle de Queens, Ricardo ve a una mujer y le pone una sonrisa en la cara por medio de un verso. En medio de la Masa Alegre invita al curioso Sebastián, 3 años, a que toque el tambor. En un recital enciende unas gafas con luces rojas y la audiencia celebra la ocurrencia y se va a casa con más posibilidades de reír. Y así es en Miami, así es en Manhattan, así es en Medellín.

 

“Ricardo como un recuerdo, León como una fiera, Peña como una roca y Villa como una ciudad” (o incluso para la concurrencia angloparlante, Richard Lion Stone-Village) es un poeta, y “eso es lo confesable, porque adentro llevo un bandido sin retirar”.

 

 

Mil Historias

Hijo del Barrio Santa Lucía, en Medellín, Colombia, fue afectuosamente invitado a la poesía por su mamá Imelda. No fue niño, sino niño-poeta. Desde muy tempranito ya declamaba en el colegio y si alguno de ustedes hubiera ido alguna vez al hotel Guadalajara de Buga, de pronto lo hubieran visto abriendo el show al legendario comediante Montecristo, declamando los poemas de Manuel Gutiérrez Nájera. ¿Qué otra cosa puede ser un niño-poeta cuando crezca, que un poeta?

 

Lleva casi dieciséis años –“tres vidas”- en New York, donde lo conocen como El Poeta. No lo respaldan sólo los cuatro libros publicados (La Poesía Como Recurso a la Soledad en New York, Tigre de Aries –edición bilingüe-, Treintaitres, Decir New York: Testigo Propio; así como numerosas antologías y publicaciones en revistas), sino que Peña-Villa sabe vivir como poeta. Es de verso fácil y de acción. Reparte amor y risa tanto a los que se topa en la calle (“dime una palabra y te diré un verso”) como a los que llegan a su casa de puertas abiertas. Para muchos es el amigo en New York, es la casa a visitar, donde siempre está pasando algo.

 

Y es que Peña-Villa siempre ha estado en el centro de la acción: ha sido productor de el Festival de Cine Colombiano en New York, líder del movimiento de vanguardia Puerta 10, organizador de la Marcha por la Paz en Colombia, parte del Movimiento Nuyorican Poets Café. Hace poco lideró con éxito un grupo de organizaciones que realizaron el Segundo Encuentro de Nueva Poesía, el cual involucró a más de treinta jóvenes poetas que leyeron en distintos eventos a lo largo de la ciudad. Así también a dejado huella en sus estadías en Buenos Aires y en Puerto Rico, donde organizó el Viequetón, protesta poética y pacífica contra la marina de guerra de los Estados Unidos y a favor de los niños y mujeres que mueren por cáncer.

 

Hizo parte del movimiento squatter, en el que unas dos mil quinientas personas ocuparon cuarenta y cuatro edificios abandonados a principio de la década de los noventa a lo largo de todo New York, sobretodo en el sur del Bronx y en el Lower East Side. Lo mismo hizo con treinta y dos terrenos baldíos que transformaron en jardines comunitarios. De esa manera, luchando política y culturalmente contra la ciudad, la policía y los propietarios, se hizo un lugar en el corazón de Manhattan, desde donde hoy genera los múltiples movimientos culturales.

 

Hoy vive en Umbrella House, su herencia y premio después de esos años de lucha incansable. “Cuando llegamos, esto estaba lleno de agujas, no tenía ventanas, no tenía techo. Tuvimos que reconstruir la escalera para poder hacer el tejado”. Se dedicaba un día a la semana al trabajo por el edificio, se trabajaba hombro con hombro. Puede que Umbrella no sea parte de los cánones de la estética, pero quien va queda indudablemente embrujado con tal testimonio de dedicación y camaradería.

 

Por varios años incursionó en el oficio del periodismo en El Diario/La Prensa donde alcanzó a recibir cuatro premios nacionales. Allí se hizo a un lugar como cronista, en donde relataba los días de los ciudadanos comunes que, de todas maneras, tenían historias no comunes qué contar.

 

Si bien su oficio y sobrenombre es Poeta, Peña-Villa es un comprometido con la palabra en todo sentido y con otras manifestaciones artísticas. Tiene varias novelas en sus gavetas, ha hecho instalaciones y actualmente está presentando su libro de cuentos: Loisaida, Historias del Frío. Allí se reúnen las vivencias de los inviernos que, crudos, marcaron sus días de squatter. La seducción como una forma de combatir el frío. Es un libro bien preparado, sincero, que da cuenta de las mil historias que Ricardo ha protagonizado y de las otras mil que ha sabido recoger en su día a día en New York.

 

Así va caminando Ricardo, haciendo la historia personal y la colectiva, siendo cronista de esta metrópoli, poniendo la poesía en la calle. Y es ahí cuando hay que decir: Cuidado Poeta Suelto.


 © 2006 por NoticiasLiterarias.com

Reservados todos los derechos 

Diseño Gráfico: Grafisoft Digital