Noticias del mundo de los escritores

     Inicio - Artículos Literarios - Biografías - Cultura - Opinión - Entrevistas - Libros Digitales - Libros Recibidos - Editoriales - Reseña Libros - Agentes - Cuentos - Taller
 
     Noticias - Medios - Escritores - Fotos Marte - Galería - Concursos - Curiocidades - Universo - Avisos - Famosos - Enlaces - Fútbol - Artistas - Artículos - Boletínes
 

 

 

 

 

Carta de Harold Alvarado Tenorio

al Pen Internacional

 

 

 

Señora

Caroline McCormick

Directora Ejecutiva PEN Internacional

[executivedirector@internationalpen.org.uk]

Brownlow House // 50 - 51 High Holborn

Londres WC1V 6ER

 

Estimada Señora McCormick:

 

El jueves 23 de Abril de los corrientes, un grupo de hombres armados irrumpieron en la residencia de Gustavo Álvarez Gardeazábal, en el municipio de Tuluá y tras intimidarle con una pistola en la cabeza, procedieron a requisar la casa y a desposeerle de los teléfonos móviles y dos ordenadores.

Gustavo Álvarez Gardeazábal es uno de los más notables novelistas e intelectuales colombianos de la generación llamada Desencantada. Autor de Cóndores no entierran todos los días, una de las pocas novelas posteriores a Cien años de soledad que sin duda serán leídas por los colombianos y los latinoamericanos en los siglos venideros, narra la historia de un brutal asesino católico, quien mediante un ascenso de vértigo controla vida y bienes, mientras siembra un terror latifundista en varias leguas a la redonda, alcanzando una vana reputación por la ferocidad de sus actos.

Luego de publicar numerosas novelas y crónicas, Álvarez Gardeazábal fue elegido alcalde de su pueblo y gobernador del departamento del Valle del Cauca para el periodo 1998-2000 con una votación cercana a los ochocientos mil votos, que le hacían un futuro candidato a la presidencia de la república. Un año después, mediante intrigas orquestadas desde una ordinaria homofobia por la campaña de un candidato a la presidencia, un ex presidente liberal y el fiscal general de entonces, fue denigrado por enriquecimiento ilícito al haber vendido una escultura a quien resultó ser un testaferro de un narcotraficante, por lo cual pagó seis años y seis meses de cárcel. Arruinado moralmente como político, continuó escribiendo y opinando en emisoras y periódicos y en la actualidad es uno de los comentaristas políticos más escuchados y confiables del país. 

Aun cuando el gobierno del presidente Álvaro Uribe Vélez y otras varias instancias oficiales del estado procuren garantizar la vida del escritor, de la manera más cordial, ruego a Ud., su intervención para hacer pública, internacionalmente, esta nueva afrenta contra la libertad de expresión en Colombia por parte de las fuerzas criminales que intentan acallar el derecho al ejercicio a la crítica garantizada por todas las democracias contemporáneas.

Esta solicitud la hago teniendo en cuenta que Álvarez Gardeazábal no pertenece a ninguna pandilla social, política o literaria y apenas cuenta consigo mismo para sobrevivir en una sociedad pervertida por el narcotráfico y la corrupción oficial.

 

Atentamente,

 

Harold Alvarado Tenorio

Doctor en Letras Universidad Complutense de Madrid

Profesor Titular Cátedra de Literaturas de América Latina Universidad Nacional de Colombia

Premio Internacional de Poesía Arcipreste de Hita

Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar

Director Revista de Poesía Arquitrave

 

 

 


 © 2002 - 2010 por ANL

Reservados todos los derechos