agencia de noticias literarias

New York, NY. EE.UU. Año 6

A los 60 tocan y baila como en los 60s

Queen, Beatles, Rolling Stones y Cat Stevens demuestran que los viejos rockeros nunca mueren

 

 

 

Todos ellos, de 'vieja guardia' fueron noticia este año, logrando las mejores cifras y los más esperados álbumes del año.

Como en la vieja canción del español Miguel Ríos, estos 'adultos mayores', casi todos están en sus sesentas, siguen mandando la parada en el campo de la música.

A pesar de la caída de Keith Richards y la cancelación de varias presentaciones por esa causa, los Rolling Stones fueron la máxima atracción de los conciertos en Estados Unidos.

El grupo de Mick Jagger se confirma así como la inversión más segura en materia de espectáculos, pues es el segundo año consecutivo en el que ocupan el primer lugar. Superaron a Barbra Streisand a pesar de que la famosa cantante estadounidense volvía a los estadios después de 12 años de no dar ningún concierto.

Los autores de Angie recaudaron 138,5 millones de euros en entradas para 39 espectáculos por todo EU y Canadá. Esta es, según la revista Pollstar, la tercera taquilla de todos los tiempos, solo superada por la gira que los propios Rolling Stones hicieron en el 2005, cuando recogieron 162 millones de dólares. En segundo lugar quedó el grupo irlandés U2, que en el mismo año consiguió 138,9 millones de dólares.

Pero lo que hace más impresionante la cifra del grupo británico es que los boletos de sus conciertos son mucho más baratos que muchos otros, como los de la Streisand, a un promedio de 137 dólares. Les siguen en recaudación la pareja de cantantes de country Tim McGraw y Faith Hill. Madonna aparece de cuarta.

En su lista de los cincuenta mejores discos del 2006, la revista Rolling Stone, la más importante en el campo de la música, puso a encabezar la lista a Modern Times, el nuevo disco de Bod Dylan (65 años), por encima Stadium Arcadium, del grupo californiano Red Hot Chili Peppers.

La revista destacó la energía que despliega el disco y señala que se parece a la que el cantautor estadounidense tenía en 1968. También resalta el sentido poético de sus letras, un sello de fábrica que muchos consideran su mayor legado a la música.

Además, el disco incluye la canción Someday baby que se utilizó como parte de un comercial de iPod y que se convirtió en su primer gran sencillo desde que grabó con los Traveling Wilburys a mediadios de los años ochenta.

Pero Dylan no estuvo de moda solamente por eso. Este año también consolidó su programa de radio Theme Time Radio Hour, que se emite semanalmente en la plataforma de emisoras por satélite XM Radio.

'Love': disco nuevo viejo

Es muy complicado hacer algo nuevo con los Beatles. Sin embargo, y especialmente desde los años noventa sus grabaciones son exprimidas una y otra vez.

Prácticamente todos los años hay una novedad del cuarteto de Liverpool. Sin embargo, Love el disco que con las canciones de los Beatles hicieron George Martin y su hijo es una muestra de que en lo que tiene que ver con los Beatles no todo está inventado.

George Martin, que conoce como nadie la música del grupo, fue comisionado por el Cirque Du Soleil para hacer la música de un espectáculo que estaba organizando el famoso grupo canadiense en homenaje a los Beatles. Más exactamente, se trataba de cumplir un sueño del fallecido George Harrison, guitarrista de los Beatles, y Guy La Liberte, director del Cirque Du Soleil.

Martin logró lo imposible, hizo sonar distinto las canciones de los Beatles pero interpretadas por los Beatles. Es decir, retomó las viejas cintas que se guardan como un tesoro y las mezcló de una manera distinta. No alteró la esencia de las canciones, eso sería un sacrilegio, simplemente les dio un nuevo color, un arpegio allí, suprimió un arregló allá, etc. Total, el disco es nuevo, pero con material viejo y Martin confirma, una vez más, que en efecto, es el único quinto Beatle.

Queen supera a los Beatles y los Rolling Stones

El cuarteto de rock Queen, con una carrera de más de 20 años entre 1970 y 1991, fue designado "mejor grupo británico de todos los tiempos", por delante de los legendarios los Beatles, en un sondeo organizado por la emisora BBC.

Unos 20.000 oyentes respondieron durante un programa de tres horas y dieron 400 votos de ventaja a Queen con respecto a los Beatles. Siguieron los Rolling Stones, Oasis y Take That.

Formado en 1970 e integrado por el cantante Freddie Mercury, el guitarrista Brian May, el baterista Roger Taylor y el bajo John Deacon, el cuarteto hizo unos 15 álbumes hasta su disolución en 1991, tras fallecer Freddie Mercury de sida.

El sondeo también refleja la enorme acogida de un grupo como Oasis que, pese a que en los últimos años no ha tenido un gran éxito, vive de la popularidad que alcanzaron en los años noventa, cuando fueron comparados con los Beatles por su sonido.

También sorprende el éxito del grupo Take That, una versión británica de los New Kids On The Block y los Backstreet Boys.

De ese grupo salió Robbie Williams hoy una superestrella de la música británica, quien fue expulsado del grupo por su compotamiento disoluto. El año pasado Take That anunció su regreso.

 

Yusuf Islam, maestro pop

 

A mediados de diciembre pasado, la noticia musical fue el lanzamiento del disco An another cup, de Yusuf Islam.

Así no más, podría ser una noticia cualquiera de la industria musical paquistaní, pero cuando se dice que se trata del nuevo disco de Cat Stevens, el primero en 28 años, cambia la perspectiva.

Hasta hace unos años, Islam -este es su tercer nombre, pues lo bautizaron Steven Demetre Georgiou- no quería saber nada de su pasado como estrella del pop.

Ese cambio radical ocurrió a mediados de los años setenta, después de sobrevivir milagrosamente a un accidente en una playa. A partir de ese momento, se convirtió en un disciplinado musulmán.

Pero desde hace unos años, cuando el conflicto entre la religión musulmana y Occidente se agudizó, tal vez por su condición de hombre puente entre esos dos mundos decidió salir de su anonimato relativo.

Primero volvió a cantar las canciones que en su momento rechazó por ser voceras de un estilo de vida hedonista que rechazaba. Y luego, gracias a una nueva interpretación de sus lecturas del Corán, vio que podía volver a componer canciones como las que hizo hace tres décadas. Porque Islam no estuvo aislado completamente de la música, pues en este tiempo, hizo algunos discos, pero en el marco de su fe.

Así nació An another cup, un disco que desde el título es un guiño a su pasado pues recuerda su disco Tea for the Tillerman.

Los fanáticos de Stevens podrán ver que a pesar de la barba, la bata y las sandalias, Islam tiene el espíritu del pop en la piel. Solo basta escuchar In the end o Heaven/Where true love goes. El disco también tiene una versión del clásico Don't Let Me Be Misundesrtood. 


© 2006 por NoticiasLiterarias.com

Reservados todos los derechos 

Diseño Gráfico: Grafisoft Digital
Noticias Literarias no se hace responsable por el contenido publicado de fuentes externas.