agencia de NOTICIAS LITERA

New York, NY. EE.UU. Año 6

 

 

"ME DIO LA VEJEZ POR ESCRIBIR DE LO QUE NUNCA HE PROBADO: LAS MUJERES"

 

Por: Manuel Tiberio Bermúdez

 

Luego de larga ausencia de la Capital del Valle, el pasado 29 de abril, regresó a esta ciudad el escritor Gustavo Álvarez Gardeazábal para presentar en sociedad su más reciente producción literaria "Las Mujeres y la Muerte".

 

Rodeado de amigos, curiosos, malquerientes y admiradores que esperan siempre sus

pronunciamientos, que son como un ácido que limpia de la pasiva rutina a un país

mudo, maltratado y en guerra, Álvarez Gardeazábal hizo retumbar su voz desde la

Librería Nacional del Oeste en Cali,  para despertar los adormilados habitantes de este Valle del Cauca que extrañan sus palabras premonitorias y burlonas.

 

La presentación del libro estuvo a cargo de su amigo y poeta Omar Ortiz quien en su intervención señaló "no somos un pueblo heroico, más bien nos caracterizamos por nuestra proverbial capacidad para el sufrimiento, para la resignación, para el sometimiento, es decir, para la cobardía. En Colombia no afrontamos la vida: la padecemos; y recordamos orgullosos como a nuestra Capital, epicentro del poder político y económico de la Republica, no la fundó un guerrero sino un tinterillo. De ahí nuestra vocación de picapleitos esclavos de los formulismos y de los incisos.

 

¿Dónde entonces los héroes y las heroínas?

 

Por ello nuestra literatura es escasa en figuras corajudas. Una vez nuestros

pomposos, solemnes, católicos e insoportables hombres de letras aceptaron a pie

juntillas las falacias de Fray Pedro Simón y las aburridas relaciones de Don Juan de Castellanos como el inicio de nuestra tradición literaria y nunca miraron las bravías luchas del pueblo Pijao, para poner un ejemplo, de la defensa de su dignidad y libertad entonces los hombres, supuestamente valerosos de la ficción colombiana, cargaron con la obligación de ser una mezcla de pensionado publico y de vendedor de baratijas, como alguna vez lo expreso Alberto Aguirre al referirse al personaje central de las novelas de Álvaro Mutis.

 

¿Y las mujeres? Las mujeres en nuestra tradición épica no existen. Nuestras heroínas de ficción son María, Alicia Barrera, Catalina Aguirre de Figueroa, Remedios la Bella, para citar algunas, lejos de una realidad que ha dado ejemplares femeninos de la talla de la Gaitana, Manuel Beltrán, Policarpa Salavarrieta, Maria Cano, que todavía esperan la obra literaria que les haga justicia. Pero junto a estos notables nombres hay millares de anónimas mujeres que enfrentan por tradición histórica, no solo la exclusión y el marginamiento, sino el peso de todas nuestras guerras, de nuestra continua e inacabable barbarie."

 

Las Mujeres de la Muerte, el último libro publicado por Gustavo Álvarez Gardeazábal, en editorial Mondadori, cumple en un lenguaje llano, descarnado, despojado de artificios, el propósito de mostrar esa doble encrucijada que nuestra compleja realidad ofrece al género femenino".

 

A su turno el escritor Álvarez Gardeazábal, con su habitual irreverencia, señalo: "Los había convocado para presentar en sociedad y en medio del chiste y del chisme, del jolgorio y las risotadas que me son habituales, Las Mujeres de la Muerte, libro que he dedicado a Rubiela Pérez Castillo, la mujer que me ha salvado a lo largo de toda mi existencia como funcionario público, de haber caído en las garras de las asustadurias.

 

Nunca creí que entre el momento de la convocatoria y este tumultuoso acto, me fuera meter otra vez en el ojo del huracán y terminara de nuevo zarandeado por los mismos oligarcas que me derrocaron, vituperado por los mismos oligarcas que fueron a la embajada gringa antes de posesionarme como Gobernador para ver si impedían mi llegada al Palacio de San Francisco, y estigmatizado por los mismos oligarcas que desde los salones del Club Colombia, fraguaron todo lo que han hecho contra mi, contra Cali y contra el Valle del Cauca.

 

Cuando los convoque, pensaba hablarles solamente del primer libro que he escrito en mi ya extensa y siempre tan amablemente acogida por ustedes producción literaria, a hablarles del primer libro en donde no hablo de política ni tengo personajes o escenas mariconas.

 

Pensaba hablarles, de cómo me dio la vejez por escribir de lo que nunca he probado: las mujeres.

 

Quedan autorizados todos los presentes, a contar lo que quieran de esta reunión, a detectar los personajes reales de "Las Mujeres de la Muerte", a buscarle parecido con historias e infidelidades que ustedes se saben y a imaginarse lo que puedan del apetito femenino que se me ha despertado cuando el corazón me bombea a destiempo, las bisagras me chirrían y el Viagra me salva de no arruinar el concierto de Rock que mantengo con Alfredo.

 

No se porque se me mete que este acumulado de herejías pronunciadas desde el ojo del huracán sea mi canto del cisne. Me estoy quedando sin salud y sin ganas de vivir. He quedado sin bienes de fortuna, sin editor y sin muchas cosas mas que no menciono para que Mario Fernando Prado no crea que estoy llenando el formulario de inscripción en el Ancianato de Caridad de Tulúa.

 

Escribir y publicar y promocionar y vender los libros y conseguir que a uno lo lean se volvió mas difícil que ganarse el Balotto o tener la visa gringa que tan

estrepitosamente me negaron para que no recibiera la bequita que las universidades yanquis me otorgaron el mes pasado.

 

Me han quedado ustedes: los amigos. Y antes de irme a los cuarteles de invierno o perderme en las brumas de la muerte con mis mujeres inventadas, quería decirles que los quiero mucho y que sino hubiese sido por ustedes, habría cogido el fusil, no para haberme convertido en el Comandante Paraíso y haber salido a darle bala a los soldados y a los policías, a los guerrillos y a los paracos, sino a los injustos y explotadores oligarcas de Cali, que no mueren ni con los dardos venenosos de mi pluma. ¡Gracias, muchas gracias por venir!; hasta siempre".

 

    

     Hasta el ex ministro Angelino Garzón hizo "cola" para hacer autografiar el

     libro "Las Mujeres de la Muerte"

 

 

 

© 2006 por NoticiasLiterarias.com

Reservados todos los derechos 

Diseño Gráfico: Grafisoft Digital