agencia de NOTICIAS LITERA

New York, NY. EE.UU. Año 6

 

Arriba, Manuel Zapata O,

Abajo. Enrique Córdoba

"El Gran Putas de Lorica, Manuel Zapata Olivella"

 Entrevista

 

Por Enrique Córdoba

 

``Yo le pregunté si estaba loco; él me examinó con mucho cuidado, y me dijo: pues si quiere vagar, lárguese, porque usted no está loco, lo que tiene es afán de ser, y me lancé a la aventura.''

Este diagnóstico del doctor Alfonso Uribe, profesor de clínica médica, dio vía libre a Manuel Zapata Olivella para abandonar la medicina y salir a vagar por el mundo, como Panai Istrati y Jack London. Estibador en Panamá, boxeador en Centroamérica, enfermero en México.

En 1945 llega a Estados Unidos y le entrega los manuscritos de Tierra mojada a Ciro Alegría. ''El arte de escribir no son más que mañas propias y mañas aprendidas de otros escritores'', le dijo. Buen consejo para escribir: La calle 10, Chambacú, corral de negros, En Chimá nace un santo. ¡Changó, el gran putas!, Hemingway, el cazador de la muerte.

Caminante, antropólogo, folclorista, novelista, cineasta, cuentista, médico de la Universidad Nacional de Bogotá. Ochenta y dos años dedicados a batallar por la dignidad de los herederos de África y los valores latinoamericanos. Un grupo de amigos y seguidores de su obra, dentro y fuera de Colombia, estamos proponiendo su candidatura para el premio Príncipe de Asturias de las letras 2003, que se otorga en Oviedo, Asturias.

Me recibe en un hotel de La Candelaria en Bogotá.

--Maestro, ¿cómo se siente la vida a los 82 años?

--Uno descubre a esta altura no los pasos andados a lo largo de la vida, sino que se siente un reencuentro con la infancia. En vez de 82 años uno se siente un niño de cuatro años y esa memoria infantil lo alimenta a uno como para vivir otros ciento ochenta años más. Y en el caso mío todas estas memorias están íntimamente ligadas con la familia y con el pueblo donde, igual que tú, nací: Lorica. Así pues que, contrario a lo que puedas estar imaginando, en las experiencias de un vagabundo que no dejó de visitar ningún continente, hoy en día estoy metido en ese ambiente placentero.

--Usted es un hombre que no ha desperdiciado un minuto en la vida. ¿Qué ha dejado de hacer, qué más quiere hacer?

--Uno siempre tiene en mente muchas cosas por realizar. Sin embargo, en este momento yo me siento plenamente realizado. Yo espero que dentro de 50, 80 años estos libros que hoy en día muy pocos han leído me pongan a caminar otra vez en la mente de los lectores, y para entonces seguramente ya en Colombia habrá un ciento por ciento de lectores activos.

--¿Qué nostalgias le trae la Bogotá de hoy?

--Las nostalgias desde luego frente a una tragedia como la que vive el país es una cosa cotidiana. Se refugia uno en esa memoria para poder soportar los impactos de los cambios violentos que se han vivido aquí, pero mi condición de antropólogo preocupado por la historia, y particularmente por los procesos de colonización que hubo en este país, pues yo no puedo dejar de relacionar lo que se está viviendo hoy con lo que se debió vivir aquí en esa época terrible de la conquista, en donde sabemos un país, como el nuestro, que tenía unos 15 o 20 millones, fue reducido a la mitad, por actos de violencia. Estas experiencias vividas, como dice Franz Fanon, se acumulan en el inconsciente..., en los códigos genéticos. Es pues necesario tratar de contraponer a esa realidad caótica, dolorosa, fratricida, la idea de que siendo todos nosotros multiétnicos, no hay aquí en Colombia nadie que no tenga una gota de sangre amerindia o africana o española; si llegase a tomarse conciencia de que ese mestizaje nos está determinando, no creo que haya alguien consciente de este hecho que se atreva a lanzar una piedra contra un vecino. Yo sueño en ese futuro, ojalá no se demore, y ésa es la añoranza que tengo, no tanto del pasado, sino una añoranza por lo que considero que ha de venir: la fraternidad.

--¿Cómo recuerda su infancia?

--Yo nunca he podido determinar si lo que estoy diciendo es verdad o es fantasía. Pero mi primer recuerdo de Lorica es el gran aguacero que cayó en el momento en que yo nací. En Tierra mojada está retratado el ambiente de animales, caimanes, pisingos y garzas llegando por las tardes a los árboles. Esto pervivió en mí, que quise ser zoólogo y mi padre insistió en que dejara ese capricho. Me matriculó en medicina y al salir me echó el brazo y me dijo: te saliste con la tuya, serás un gran zoólogo. Te he matriculado aquí para que estudies al más grande de los animales. Desde entonces para mí la carrera de medicina fue el conocimiento del hombre como animal y de allí que me hubiera matriculado espontáneamente, además, en la carrera de antropólogo.

Zapata Olivella no es uno: es la esencia triétnica. (ecordoba@caracolusa.com

 

De Cronopios-Agencia de Prensa

 

 

 

 

© 2006 por NoticiasLiterarias.com

Reservados todos los derechos 

Diseño Gráfico: Grafisoft Digital