agencia de NOTICIAS LITERA

New York, NY. EE.UU. Año 6

 
Isaevich Solzhenitsyn

 

Mireya Kríspin: busco en el mar la línea del infinito

José Alexander Bustamante M.

Poetisa. Actualmente es jefe de información de la Zona Libre, Cultural y Científica de Mérida. Nació en Caracas (1940). Se considera admiradora de Carlos Fuentes, y Borges al que tuvo la suerte de entrevistar. Kríspin divide su vida entre la montaña, el teatro y la actividad cultural.

 

El trabajo no literario, es decir, el trabajo de oficina que muchas veces todos tenemos que hacer, ¿Cómo contribuye  a la creación  poética o a la creación literaria, o acaso la literatura termina siendo un refugio de la persona?

 

Kríspin: Las dos cosas, particularmente cuando estuve ligada exclusivamente al trabajo cultural, en las  universidades de Oriente y de Los Andes, había mucho material para yo poder recrear mi propia poesía porque mi trabajo estaba  involucrado directamente con puros artistas como directora de cultura de esas universidades... el trabajo sustentaba mucho esa parte, ahora tengo la cultura ligada con ciencia y tecnología, pero es distinto, primero me costó un poquito de trabajo poder entrar a ese otro camino, pero yo decía: no hay ciencia sin cultura... , pero el trabajo si me quita muchísimo tiempo, lo ideal sería no salir de mi casa, que además, es un sitio extraordinario: frente a la cordillera de los Andes, con un clima y un paisaje maravilloso, una música estupenda,  yo podría estar todo el día produciendo cosas, pero no es posible.

Haber trabajado tantos años al  lado de la cultura, de éstos organismos culturales, después de tanto tiempo, ¿Puede darnos  algún concepto, alguna impresión de los órganos culturales del país?

 

Kríspín: Mira, lamentablemente no  tengo la mejor impresión de lo que es el apoyo oficial  en cuento a la cultura, hubo momentos brillantes  dentro  de la Universidad (de los Andes) en el desarrollo del trabajo cultural porque tuvimos recursos, como hubo momentos también en que no había presupuesto y había que ingeniárselas para salir adelante, pero mi impresión, ya que estoy ligada desde los 70´ al mundo  cultural, es que no ha contado con el apoyo verdadero, nunca la cultura ha contado con el porcentaje del presupuesto nacional adecuado para un buen desarrollo, y es que a la hora de recortar (presupuestos), a la primera que recortan es a la cultura, esa es la cenicienta siempre.

 

El trabajo no literario, es decir, el trabajo de oficina que muchas veces todos tenemos que hacer, ¿Cómo contribuye  a la creación  poética o a la creación literaria, o acaso la literatura termina siendo un refugio de la persona?

 

Kríspin: Las dos cosas, particularmente cuando estuve ligada exclusivamente al trabajo cultural, en las  universidades de Oriente y de Los Andes, había mucho material para yo poder recrear mi propia poesía porque mi trabajo estaba  involucrado directamente con puros artistas como directora de cultura de esas universidades... el trabajo sustentaba mucho esa parte, ahora tengo la cultura ligada con ciencia y tecnología, pero es distinto, primero me costó un poquito de trabajo poder entrar a ese otro camino, pero yo decía: no hay ciencia sin cultura... , pero el trabajo si me quita muchísimo tiempo, lo ideal sería no salir de mi casa, que además, es un sitio extraordinario: frente a la cordillera de los Andes, con un clima y un paisaje maravilloso, una música estupenda,  yo podría estar todo el día produciendo cosas, pero no es posible.

 

Haber trabajado tantos años al  lado de la cultura, de éstos organismos culturales, después de tanto tiempo, ¿Puede darnos  algún concepto, alguna impresión de los órganos culturales del país?

 

Kríspín: Mira, lamentablemente no  tengo la mejor impresión de lo que es el apoyo oficial  en cuento a la cultura, hubo momentos brillantes  dentro  de la Universidad (de los Andes) en el desarrollo del trabajo cultural porque tuvimos recursos, como hubo momentos también en que no había presupuesto y había que ingeniárselas para salir adelante, pero mi impresión, ya que estoy ligada desde los 70´ al mundo  cultural, es que no ha contado con el apoyo verdadero, nunca la cultura ha contado con el porcentaje del presupuesto nacional adecuado para un buen desarrollo, y es que a la hora de recortar (presupuestos), a la primera que recortan es a la cultura, esa es la cenicienta siempre.

 

 

Almendra Voluptuosa  

 

 Te amé de un solo golpe

como hembra en celo

Sin preámbulos ni cortejos

cambié suspiros por risas.

 

Anegué tus palabras con gestos amorosos

repiqué como campana con mi carne

interrogando la tuya.

 

Se me rasgó la piel  entre tus huellas

un puñal de alas desplegadas

se hendía en mí

 

Adherida recorrí tus escondidos lares

horizontal de mar y de infinito

bogué en tu corazón

como almendra voluptuosa

 

Me atavié de labrador

y cavé sepultura en tu costilla

aferrada me dice trigo

                heno

                                uno

 

Abrí dos tumbas en tu pecho

y me enterré portando dos jazmines

ahora dentro  muy dentro

vislumbre tu sangre y fuego

 

Me robé tu sol y 

me vestí de aurora

 

Construí una alcoba en tu regazo

como hiedra trepé uno a uno

Te encontré deshabitado

engendré una flor en cada huerto

Navegué el río de tus piernas

recogiendo el fruto de la siembra

 

Nardos jazmines rosas y magnolias

anudé el ramo y perfumé tu bosque

Adiviné en tus pies

razones de tu infancia

 

Raíces

húmedas oquedades

y un niño salvaje

ávido de abrazos

 

Te invité como un árbol en mi pradera

bajo mi sombra te acaricié

te cuidé como un rebaño de corderos

Me alumbré en tu cuerpo

retoño de luz

y te hice cosa mía

Memoria en mi memoria

acto de amor

primera comunión

como en aquellos tiempos

 

Tabay el corazón de la tierra 26-4-89

 

Otros títulos  de la autora: Principio o Fin, Intersticios de bares, Recóndita

Coordinación: Gregory Zambrano, Dir. Escuela de Letras Universidad de los Andes – ULA- Mérida, Venezuela. 

 

 

©  2006 por NoticiasLiterarias.com

Reservados todos los derechos 

Diseño Gráfico: Grafisoft Digital