agencia de NOTICIAS LITERA

New York, NY. EE.UU. Año 6

 

 

 

“El laberinto del fauno”

 

Nuevo criterio liberador contra toda clase de fascismo.

 

 

Por Gabriel Jaime Caro (Gajaka)

 

 

 

Pues si estamos cansados de que nos hablen del fascismo ordinario, mejor seguir viéndole en el cine (con “El Laberinto del fauno”, de Guillermo del Toro, 2006), y sobre todo ese fascismo español que nos llega casi de sotana, serril, complicándonos en nuestra posible humildad. Cualquiera mata y maneja el martillo del conocimiento hacia la boca del humilde, como si nada, así de posible, y que crucifiquen al republicano en un país de asesinos en el poder con el advenimiento de Francisco Franco, ese pastel de polla, como le decían con charlitas (carlistas) de esas los andaluces de Jaén:

“Andaluces de Jaén /levántate brava/ sobre tus piedras lunares/ no vayas a ser esclava/ con todos tus olivares.” (Miguel Hernandez).

 

Qué maldición le ha caído a España con este fascismo feroz y oscurantista!.

Y estamos en 1944, en primera fila con lo mejor de la actuación del cine español, dirigidos por un mexicano soberbio, Guillermo del Toro: Sergi López, Maribel Verdú, Ariadna Gil, y la jovencita Ivana Baquero, en su papel de Ofelia. El magnífico actor europeo Sergi interpreta a Vidal, un capitán fascista de esos que tanto les gustaban a las mujeres, “Toda mujer adora a un fascista” (Silvia Plath), por encima de los humildes casi todos condenados por la desprotección espiritual, víctimas de la peor ignorancia europea (ESPAÑA). No lo digo yo, lo dicen los críticos científicos nuestros, encontrando ésta vario pinta exposición de motivos para que usted escoja, your choices, ni mas ni menos.

Leasé “Análisis de la estructura sociológica del fascismo” de Georges Bataille (El fascista saca 5 en todo).

 

Otros ejemplos típicos los vimos en aquel filme memorable llamado “Salo, o las últimas 120 jornadas de Sodoma”, de Pasolini, que le costó su muerte violenta (en 1975).

“El policia franquista Vidal es una variedad machista del positivismo” (Elvis Mitchell) como egocéntricos hijos de dios.

 

Pero a usted le gusta el fascismo porque comulga con su carácter egoísta, pero irrisorio, que se le va hacer, pues en este filme al que le clavan el cuchillo en la boca es a usted y no al apuesto líder, arreglaíto para descuartizar almas humanas, con los mismos instrumentos de tormento que tanto le gustan al General y al jefe de exorcistas en el palacete de la ansiedad reprimida. Y las hadas? Borradas del mapa por las continuas devastaciones de la naturaleza, son puestas en escena en este filme memorable (“El laberinto del Fauno”) para grandes y chicos, como para que no se le vaya a olvidar la poesía mitográfica. Doug Jones es el actor que personifica al fauno, dios Pan.

 

Clasecita de Mitología

 

El dios Pan, que por Alianza Editorial nos dice que fue el único dios que murió enamorado de la Tierra, aparece aquí feo cuadrúpedo, como perrito en dos patas, recibiendo a la gran niña que regresaba después de su huida de los profundos señuelos de la oscuridad terrenal. Todo aquí es perfecto : la fotografía de Guillermo Navarro, Oscar 2007, el maquillaje y la dirección artística, otros dos Oscares. Dioniso fue - El Dios a muerto - de Nietzsche, pues se derrumbó a sus pies, en 1889, como cualquier caballo que habla, de ahí que el dios regresa en algunas trabas dionisíacas memorables.

 

Ya no necesitamos genios gringos del cine, pues todos son absorbidos como monarquía por Spieberg, y su camada vaselina, que todo lo ven como ellos quieren, terminando toda gran producción en una mierda (Qué porquería!, El hombre Araña).

 

Dos filmes en uno, lo visible y lo invisible (que solo lo ven las almas buenas aunque sean pecadoras). Típico del cine español de la posfranquista dictadura, los niños y las niñas que tanto han deleitado la imagen cinematográfica: “El espinazo del diablo”, de Guillermo del Toro, sobre temática del franquismo. “Cría Cuervos” de Carlos Saura. “La lengua de la mariposa”, con ese actor estrella que tanto sabía trabajar con los niños, Fernando Fernán Gómez.

 

La niña escogida por el dios Pan y las hadas (Ofelia), cumple a cabalidad sus tareas contra el enemigo de los inocentes (nueva metáfora), y como toda niña no escapa a las trampas de los pequeños genios de la descomposición mítica, desobedeciendo tantico, en tanto afuera la resistencia le asestaba su duro golpe a los franquistas, piedra angular de los futuros gorilas de América latina. ¡Spoiler!, Spoiler!.

 

“¿Pero dónde están los ideólogos del anarquismo, tan beneficioso para la gran España, la Borbona inexpugnable, asesina a sueldo, recicladora de discursos sobre el amor de los súbditos, coronando a poetas y a intelectuales lameculos?” (Pere Ginferrer).

 

“El laberinto del fauno”, un filme de máscaras, victimarios y presencias, de oficios, que son al fin y al cabo los ingredientes para un buen trabajo, sin ser obra maestra, quedará entre las preferidas, no importa que el joven académico te diga que el fascismo ya no existe, y las hadas son puras mampostería del cine europeo. Y Guillermo del Toro es un director peligroso, como lo son los hermanos Cuarón y Alejandro González Iñárritu (todos de origen mexicano).

 

A Freddy, Támara, Alonso.

  

 


©  2000 - 2008 por ANL

Reservados todos los derechos