agencia de NOTICIAS LITERA

New York, NY. EE.UU. Año 6

 

 

 

La Maldición de la Flor Dorada

 

El privilegio de algunas dinastías artísticas.

 

 

Por Gabriel Jaime Caro (Gajaka)

 

 

Precocidad: el arte del cine de la China se nos multiplica con la oportuna Fortuna de la cámara digital, con la ciencia del ojo al cine. Comenzó por ser pura propaganda del comunismo de Mao Tse Tung, ahora con ese espíritu de actuación, casi exclusivo de ellos y sus vecinos, los japoneses, Corea, Vietnan, hasta Mongolia, nos reivindica con su imagen crítica, envolvente, incrédula. Las inverosímiles aventuras de una posesión sanguinaria y elástica, de un extenso territorio, donde se vislumbra una igualdad del sentido del vasallaje y los genes de una raza humana, cargada de sentimientos encontrados y divididos por dioses confundidos, que son del centro de la tierra, para decirlo con Confucio, con manejo de ancentralidades. ¿De qué planeta vinieron, abismo, o como se dio esta invasión apocalíptica en el territorio más vasto de la tierra? ¿Por qué más que nadie ellos recrean sus acrobacias, como para no creerles? ¿Y por qué pasaron a estas tierras de América y no se quedaron?

No sabe uno como describir esta magia del poder absoluto de los chinos, en siglos pasados por el viento norte contaminado de oscurantismo; que fue indestructible por varios milenios, en donde el eslabón perdido nos lega el colorido natural de un rojo sangre por todas partes, en aquellos palacios imperiales que albergan la muralla china como autodefensa. La aureola pétrea de este color púrpura, que nos lastima la libertad de nuestros sentidos, mas habituados al verde y al azul claro de los mares documentados por la mitología de occidente, o nuestras montañas interminables, frente al dragón habituado a las confluencias de la meditación y la absorción desesperada de la dispersión de pueblos como hormigas amaestrados por la inteligencia de la violencia racional, al servicio del espectáculo irracional, que vuela con aullidos de lobos al final del espejo dorado. ¿Y la mujer? Porqué la mujer es un invento, para el amor.

Todo este asunto con el oro como pesadilla, y de la espada como desgarramiento, y del deseo como forma de decapitarse, se vislumbra en la última película del gran Zhan Yimou, 1951, "La maldición de la flor dorada", 2006, la tercera o la cuarta (en línea por tomos desde "El Sorgo Rojo, 1988, que puede ser parte de cuatro o cinco mas).

El autor chino, que nos ha deleitado con secreto de poeta, la grandeza del arte escénico al servicio de la imagen cinematográfica. Otra cosa es Shakespeare, prohibido por la revolución cultural del año 68; que sabemos que este chino fotógrafo es el mejor del momento, que viene de años de experiencia, meditando el sentimiento autodestructivo del otro, que no existe mientras haya uno que por herencia asume el poder absoluto. Este desparpajo humano tiene que haber venido de otro planeta parecido al mundo, porque nosotros no calificamos para semejante esclavitud.

Ya lo dije desde la revolución china moderna, viene la quinta generación de autores de cine, y que lo mueve el amor como todo la clásico, lo barroco o simplemente la igualdad por quantas en el ejército Rojo, en el cine de Yimou, más que nadie mas, haciendo otros Budas fuera de palacios imperiales.

Nos sacó de casillas con "La linterna roja", prohibida en China, con "Ni uno menos", una de mis preferidas, por ese detectar gestos que son universales, de ahí mi caricatura de los tonos humanos parecidos: ese japonés es igualitíco a un boliviano. "la Casa de las dagas voladoras": los primeros 10 minutos más sobresalientes que hayamos visto en el campo de la música de percusión y la danza para el deleite del ojo del cine, con la bella Zhang Ziyi. "Héroe" y "El camino a casa", cuál más interesante y hermosa.

 

A título de defensa a ultranza

 

 

Pero la novedad en cartelera es ahora "La maldición de la flor dorada", o sea el crisantemo en su celebración primaveral para un invento de un Emperador por tapar la mierda que ha cosechado como un gato: como se hace una tragedia con la tragedia como origen de esta inestabilidad emocional, nos iríamos con Mao y lo que heredaron las dictaduras sanguinarias del siglo XX, de este retrato, de esta adaptación a un guión como respuesta a un gran aprendizaje, que hace y muestra el filme, siglo 10!!!, en vez de comparar para desechar con las tragedias clásicas de occidente.

Ah, si no amamos la digital, como incertidumbre del hacerlo bueno, dejemos de ver cine, porque nunca mas vamos a disfrutar de una película tecnologizada, con nuestra obsesiva capacidad natural para la edición, en este caso un autor haciendo su contrareforma a la imagen a su manera, sin dineros del imperialismo macartista. Ya que nuestra risa ruido está mal acostumbrada, con nuestra incómoda realidad, ahíta de imaginaciones complacientes.

No necesito explicaciones porque el Dogma 95 le dio la oportunidad a los autores de mejorar la realidad con la misma realidad, convirtiéndose en la odiosa realidad que nosotros mismos salpicamos de imaginación, y que comparada, China nos hace el baluarte de una tradición que no desentona con su rancia y proselitista historia, multiplica nuestros afectos.

Dogma 95 trata de crear otro sentimiento entre burgueses aburridos, con una pizca de sensibilidad, ligada a una liberación crítica, que afortunadamente disfrutamos, pero "La maldición de la flor dorada", son escuelas de actuación mil veces renovadas hasta el prurito de lo extramítico, la caída en un tiempo de grandeza en la interpretación del objeto expuesto a las burlas y al rechazo, y a la vez sujeción a terribles coacciones con el espíritu milenario del ser, por un sobornador (el Emperador) que pasa toda su vida estudiando los hongos venenosos mientras sueña todo el tiempo con su espada de maravillosos metales, de increíbles cerrajas, de oro y plata, y la suerte que no existe en estas circunstancias nos hace descender a la insatisfacción total.

No cabe duda de que he visto una obra maestra con reparos de incertidumbre al superhombre. Y como todo lo que masacra el imperio, se limpia y no ha pasado nada.

A Esquilo y su segundo actor

 

 


©  2000 - 2008 por ANL

Reservados todos los derechos