AGENCIA de NOTICIAS LITERARIAS

New York, NY. EE.UU. Año 6

 

 

 

EL PINTOR ANTONI TAPIES

GANO EL

PREMIO

VELAZQUEZ

 

El pintor Antoni Tàpies (Barcelona, 1923) ganó el Premio Velázquez de las Artes Plásticas por la proyección internacional de su obra y por ser "uno de los grandes renovadores de las artes plásticas de España y del mundo", dijo la ministra de Cultura, Pilar del Castillo.

 

La decisión de concederle a Tàpies este premio, que nació el año pasado con vocación de convertirse en el Cervantes de las artes plásticas, la adoptó el jurado en segunda votación y por mayoría absoluta, tras una reunión "muy agradable, en la que hubo un cambio de impresiones muy extenso", según dijo Ramón González de Amezúa, director de la Real Academia de Bellas Artes. Lógicamente había más candidatos, "todos de una talla extraordinaria", entre los que figuraba Pablo Palazuelo, propuesto por la Academia de Bellas Artes, pero los miembros del jurado que participaron en la rueda de prensa prefirieron no decir quiénes llegaron a la votación final. Este premio, dotado con 90.000 euros, permite al ganador elegir a otro artista menor de 35 años como receptor de la 'Beca Velázquez', de 30.000 euros, y contempla también una exposición con la obra del artista premiado en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Pilar del Castillo dijo que Tàpies, considerado uno de los líderes del informalismo español, "es uno de los grandes pintores de la segunda mitad del siglo XX", de España y del panorama internacional. "Creo que la gran aportación de Tàpies a la pintura internacional es una dimensión muy particular de la abstracción, que tiene un carácter metafísico", dijo la ministra, para añadir que en algunas de las obras cumbres del premiado "hay una derivación de la abstracción americana, sobre todo posterior a los años 50, que introduce un elemento metafísico singular.

 

Una obra marcada por la abstracción

 

Desde el punto de vista de la expresión plástica, la abstracción de Antoni Tàpies muestra "una desnudez muy propia de nuestras tierras ibéricas", añadió Pilar del Castillo. Luis Alberto de Cuenca, secretario de Estado de Cultura, recordó, al finalizar el encuentro con la prensa, la trayectoria de Tàpies, quien, tras viajar a París en 1950, tomó contacto con la pintura abstracta, "y se encontró también con el compromiso político, que en su caso vino de la mano. Entonces se alejó de los postulados estéticos de Dau al Set, no así de la amistad de algunos de sus miembros". "En esa conquista del territorio de la abstracción, Tàpies se va acercando a las posiciones de metafísica abstracta, a la que no es ajena un cierto orientalismo. La esencia del pensamiento oriental se traduce muy bien en la mentalidad pictórica de Tàpies y en su modo de hacer pintura a partir de los años 50", afirmó el secretario de Estado, quien insistió en el carácter poético de la obra del premiado. La pintura de Tàpies "ha tenido siempre una traslación poética muy evidente, o al menos a mí, cuando contemplo un cuadro suyo, se me ocurre que estoy leyendo un poema. Es un pintor muy poético", señaló el alto cargo de Cultura. Miguel Zugaza, director del Prado, dijo a su vez que la trayectoria de Tàpies "es extraordinaria y de gran proyección internacional" y destacó asimismo la relevancia de su fondo teórico, ya que es autor de "muchísimos textos, importantes para la historia del Arte". "Es un hombre que se ha situado en la vanguardia europea y, frente a las escuelas americanas tan hegemónicas, centró su trabajo dentro del ámbito artístico europeo", subrayó Zugaza.

 

 

 

 


© 2000 - 2008 por ANL

Reservados todos los derechos