COLUMNAS DE OPINIÓN

New York, NY. EE.UU. Año 8 -

4 de abril 2009

     Inicio - Artículos Literarios - Biografías - Cultura - Opinión - Entrevistas - Libros Digitales - Libros Recibidos - Editoriales - Reseña Libros - Agentes - Cuentos - Taller
 
     Noticias - Medios - Escritores - Fotos Marte - Galería - Concursos - Curiocidades - Universo - Avisos - Famosos - Enlaces - Fútbol - Artistas - Artículos - Boletínes
 

 

 

 

 

De la Unidad al Origen del Universo

 

Exploración poética

 

...y lo que está en el universo

nos pertenece

Z.K.Z.

Por Zahur Klemath Zapata

 

 

Zahur Klemath

Para entender el origen del Universo: hay que asumir una actitud libre de prejuicios y desprenderse de todo conocimiento académico, durante el recorrido mental  por las diferentes etapas en este navegar.

 

Siguiendo la directriz y el raciocinio que se plantean en este artículo se encontrará las respuestas a cientos de interrogantes que el ser humano se ha venido haciendo desde que descubrió que allende de su existencia existía otro mundo ajeno, a su condición de ser, y que tenía un por qué. Al interrogarse se va respondiendo y estableciendo realidades y mitos que van ajustando su desarrollo intelectual. Su juicio no es certero porque carece de la experiencia y de las herramientas para poder responderse, pero su observación constante lo va llevando a deducir y encontrar respuesta a sus interrogantes. A través de este ejercicio va construyendo sus herramientas mentales, que le van a permitir comparar y medir todo lo que lo rodea y, a su vez, construir y mejorar su condición existencial. Con estas vivencias descubre elementos que le van sirviendo como utensilios para construir herramientas que se ajusten a su forma de razonar. Ya con ellas, éstas crearán otras herramientas más sofisticadas que le permitirán explorar y comprender el Universo que habita. Al establecer este estado de conciencia va gravitando en diferentes orbitas del saber y va proyectándose sobre sí una imagen que le permita representarse cómo única existencia inteligente sobre todas las cosas. Pero la verdad es que él es otro elemento más que puebla el Universo con igual inteligencia que los demás elementos que existen y que por azar tomó una órbita que lo ha llevado al estado en que se encuentra. Al encontrarse navegando bajo un razonar rígido, que está establecido por las herramientas que ha construido, su razonar empírico e intuición no se han podido conectar con la razonabilidad(1) para poder dilucidar el por qué de las cosas; perdiendo así la visión objetiva sobre el desarrollo que tiene el Universo. Ahora bien, para conectarse con su origen, sus raíces; tiene que unir la intuición con su razonar empírico y agregar la razonabilidad para que así pueda ver, no con los ojos físicos, sino con el intelecto, lo abstracto y captar la existencia de lo que existe en la burbuja universal. Con este entender puede diferenciar los estados que se van desarrollando desde el origen de la existencia, la memoria, la inteligencia y el razonar del corazón del núcleo. Ya dentro de este orden de conciencia, se puede desarrollar cualquier interrogante, y responderla, sin tener que usar herramientas ajenas al intelecto. Cuando se parte desde esta premisa, ya se tienen los instrumentos que permiten entender el Universo que habitamos, y a su vez, sondear en lo desconocido.

 

Remontándonos a los orígenes del razonar, el ser humano en su condición primitiva va descubriendo las razones del por qué. Pero a su vez no puede resolver interrogantes que se le presentan, porque carece de experiencia y conocimiento para dilucidar lo que esta sucediendo. Además su MIR (Memoria-Inteligencia-Razón) no tienen suficiente información acumulada, para que el ADN pueda enviar al intelecto y así resolver los interrogantes. Dentro de este proceso evolutivo, el ser humano ha cometido el error de considerarse único y delegar la responsabilidad a entidades extrañas al origen del Universo o partir de que hubo un principio. Pero si nos ubicamos como una entidad más del Universo y con la propiedad del intelecto eso, simplemente, nos diferencia de las demás entidades como un genotipo con particularidades diferentes del resto del Universo.

 

El hecho de tener conciencia, no nos hace especiales en relación a lo existente en el Universo. Simplemente somos diferentes, en cuanto a la composición de los elementos de nuestra existencia.

 

El origen, es el mismo. La diferencia está en la forma en que se desarrolló la existencia, en la acumulación de energía que cada unidad tiene en su núcleo. La energía por sí, es una unidad, en estado perenne. Pero cuando se polariza, genera existencia.  Ésta existencia nace con memoria, que es la que mantiene la unidad como unidad y recoge en su memoria el orden e identidad de ella misma. Al establecerse éste principio, la memoria va acumulando datos, para luego generar la inteligencia.  Al existir en la unidad la memoria e inteligencia, éstas generan el raciocinio, que es el que hace que se desarrollen las condiciones para que el Universo exista y evolucione.

 

Cada existencia no es ajena a otra existencia, porque tienen un mismo principio y tienen que coexistir en una unidad, que es el Universo. Entre los elementos que existen en el Universo, existen una variedad de fuerzas que los hacen diferentes entre sí, pero tienen que compartir ese Universo. 

 

El Universo es una unidad, que dentro de sí, interfieren núcleos  en su desarrollo y energías cósmicas hacen que todo sea una armonía dentro del caos.

 

El ser humano, por su ignorancia, ha establecido disciplinas y creado doctrinas que le permitan acercase al entendimiento del Universo. Desconociendo que otras existencias y especias están en mayor o menor grado de evolución. Pero están ahí, sin interesarse en competir con el ser humano.

 

El ser humano imagina; y, a través de la imaginación, construye y se recrea a sí mismo, estableciendo hitos en su historia. Esto produce un raciocinio empírico que sólo lo lleva al borde del abismo y lo deja con los brazos extendidos, sin darle la opción de poder levantar el vuelo. El solo raciocinio es un elemento que no le permite obtener las respuestas de todos los interrogantes. Pero si ese raciocino  se alía con la razonabilidad, no habrá que extender las manos para alcanzar la otra orilla. Porque la razonabilidad(2) es el puente que comunica, todas las avenidas del raciocinio(1), con un entendimiento donde la mente lo asimila como un hecho natural. Al seguir este recorrido podremos entender el por qué de las cosas y descubrir lo desconocido.

 

Al emplear el raciocinio y la razonabilidad podemos entender de forma clara el orden de los elementos y construir nuestro entorno con mayor diligencia y precisión usando los mismos principios que el universo usa. Si podemos entender el raciocinio(2) y la razonabilidad de una hormiga o una abeja, podemos entender la estructura del universo. Ya que ellas están en condiciones evolutivas más allá que los seres humanos. Cuándo se ha visto a una hormiga o a una abeja cargando una cinta de medir o algún instrumento para construir sus residencias o colmenas, de ellas sólo conocemos que usan sus extremidades, su conocimiento y su diligencia.

 

De la Unidad al origen del Universo

 

Ahora bien, si podemos entender lo anterior podemos partir de un principio y ubicarnos en el destiempo como plataforma para poder ver, desde ese estado los hechos que hacen que por razón del azar se va estableciendo el Universo y se va desintegrando como la energía que se carga y se descarga en una batería. Siendo la Unidad el recipiente que alberga esa fuerza en reposo que es el Universo.

 

La Unidad es la carga en suspensión en sí misma que hace que la energía exista en reposo. Así pues que: Unidad es igual a Energía sobre dos, este dos representa la polaridad que tiene la energía sobre ella misma; Energía sobre dos es igual a Memoria; la energía al establecer su polaridad genera el impulso que establece la menoría sobre ella misma y que a su vez se convierte en el motor que hace que se pueda repetir la acción. Memoria sobre uno es igual a Inteligencia sobre Razón; Al establecerse la Memoria en la Energía, este estado entroniza la Inteligencia como principio de desarrollo. Esto hace que todo cuanto existe en el universo tenga Memoria e Inteligencia y por ende desemboque en Razón, este razonar de los elementos o de la materia hace que individualmente establezcan su identidad y conserven su individualidad. Inteligencia sobre Razón es igual a Materia; al existir los enunciados anteriores se genera materia o los elementos que existen. Materia sobre Materia es igual a Universo; al aparecer la materia, ella misma se encuentra con otra materia o elementos estableciéndose el Universo como Unidad o el Todo.  (U=E/2 ; E/2=M/1; M/1=I/R; I/R=M; M/M=T).

 

Basado en este principio podemos explicar el origen del universo o lo que existe en él. La Unidad en sí no tiene conciencia y la energía mientras permanezca en reposo es solo una unidad dentro de sí. Bajo este estado es sólo inexistencia en calma, pero cuando la energía hace polaridad establece la memoria y ésta a su vez desarrolla la cadena evolutiva generando la materia y la antimateria que existe en el universo llegando al estado de conciencia que hace que se haga real el universo al ente razonador.

 

La memoria está en todo lo que existe, sin ella no habría evolución. Al existir la memoria se desarrolla la inteligencia que es la que hace que se separen los elementes los unos de los otros y se establezca su naturaleza. Al estar establecida la naturaleza de los elementos se establece a su vez la razón que hace que la naturaleza de los elementos adquieran su propiedad. Al haber raciocinio entre los elementos, se establece la evolución que es la que conlleva a que existan los elementos que pueblan el universo.

 

El universo es un burbuja de energía y elementos, donde no existe distancia entre si, porque todo es una unidad. Las distancias y el tiempo son relativos y esa relatividad esta establecida entre los objetos mismos y no en relación con el Universo.

 

La gravedad es relativa en cuanto a la existencia de otro elemento, pero no es relativa en cuanto a sí misma. Esta relación está relacionada a la forma de burbuja que el Universo tiene y no a la orbita de los elementos. Cada elemento genera su propia gravedad en relación a los demás elementos en base de la concentración de energía en su núcleo. Creando así un campo gravitacional relativo con relación al Universo. El hecho de que el Universo sea una burbuja permite que la dinámica que existe entre los elementos puedan navegar como unidades independientes siendo una unidad el Universo. El Universo no es relativo porque es una unidad. La relatividad está en relación de los elementos que existen, porque si el Universo fuese relativo perdería su condición de Universo y estaría condicionado a su relatividad.  Al ser una unidad atrapada en si misma no tiene por que existir el espacio ni el tiempo, tanto el uno como el otro son relativos en el sentido que se relacionan entre sí. El Universo es una unidad en su conjunto, al igual que decir; qué distancia hay o existe entre y tu yo. No existe distancia comparativa porque si existiera, entonces existiría espacio y por lo tanto tiempo. En el caso del Universo es igual. Pero mirando desde otro razonar el Universo es un conjunto de elementos y desde este punto si existe relatividad. El Universo, al ser una burbuja permite que todo lo que está en él pueda navegar dentro de ese conjunto como unidades separadas y ser un reflejo de sí. Eso hace que lo que existe en ella sea otras burbujas en diferentes proporciones y mantengan una dinámica que hace que naveguen manteniendo en sí su propio epicentro.

 

El Universo al ser una unidad dentro de si mismo permite que su energía se mantenga en perenne relación con los elementos que en ella existen.

 

Al ser el Universo una burbuja, ella, por sí, no se desplaza ni se altera, pero sus elementos en relación a ellos sí, manteniendo una dinámica que se imponen en relación a su condición o medio donde se encuentran.

 

Lo que existe en el universo esta condicionado a leyes nacidas de el mismo y siguiendo esas leyes podemos entender el por qué del universo.

 

Los átomos, los planetas, las galaxias y todos los elementos que están en el Universo están relacionados entre sí como una unidad. Permitiendo que cada partícula, elemento o existencia sea individual y a su vez parte de una unidad.

 

New York -

3 de abril 2009

zahurk@hotmail.com

 

 


 © 2002 - 2010 por NoticiasLiterarias.com

Reservados todos los derechos