agencia de NOTICIAS LITERA

  New York, NY. EE.UU. Año 6 -

 

  Noviembre 3/2004

 

Principal

 Agenda

 Noticias
 Cultura
 MásBiografías
 Mutimedios-Prensa
 Reseña de libros

 Entrevistas

 Opinión
 Artículos Literarios
 Relatos y Cuentos

 Reportajes

 Historia día a día
a

Especiales

 Libros Digitales
 Curiosidades
 Libros Recibidos
 Agentes Literarios
 Editoriales

 Concursos literarios

 Enlaces
 Clasificados
a

Servicios

 Correo recibido
 Suscripción
 Quienes somos

a 

  COLUMNA DE GUSTAVO ALVAREZ GARDEAZÁBAL

 

García Márquez y Uribe

 

 

Gustavo Álvarez Gardeazábal

Quien iba a creerlo, el todopoderoso señor de las letras colombianas don Gabriel García Márquez acaba de hacer pública su identidad ideológica y política con el presidente Álvaro Uribe Vélez y, tomando parte activa como miembro de su comitiva, apareció como gran figura en el encuentro del mandatario de los colombianos y el nuevo presidente de Panamá.

 

Es posible que don Gabriel por razones de amistad e identidad ideológica con el padre del presidente Torrijos haya acudido a engrosar la comitiva del presidente Uribe y a aparecer en todas las cámaras de televisión como el más importante de los colombianos en tan trascendental entrevista.

 

Pero para quienes hemos visto que con igual facilidad y persistencia ha estado siempre al lado de don Fidel Castro, el eterno gobernante de Cuba, reelegido una y otra vez mas por la imbécil persecución de los gringos que por el voto de los cubanos, no nos parecería extraño que con la misma facilidad con que cualquier lector de su último libro sobre las putas  concluye que la obsesión fálica es una constante en la obra del señor de Macondo, todos los colombianos tengamos que admitir que sus creencias ideológicas sean las contrarias a las de la democracia y que él cree a pie juntillas que estos países no se manejan sino con presidentes vitalicios.

 

La aparición de don Gabriel al lado del presidente Uribe que anda desaforado consiguiendo cambiar la Constitución Nacional para poder hacerse reelegir, tiene muchísimo significado. Uribe no está solo. En el creen a pie juntillas los millones de colombianos que consideran benéfico su estilo de gobernar pues les ha permitido volver a circular por las carreteras sin temor a los secuestros de la guerrilla. Pero en él no creen los otros millones de colombianos que se acuestan con el estómago vacío. En él no creen los padres de 2 y medio millones de niños que se quedaron analfabetos porque las escuelas públicas ya no son públicas. En él no creen los millones de colombianos que saben que en tres meses no van a poder recibir su pensión o no pueden aspirar a conseguir los medicamentos o a hacerse las operaciones quirúrgicas a que tiene derecho.

 

En el presidente Uribe cree don Gabriel García Márquez y los millones de colombianos ensimismados que ven todos los sábados  por televisión sus intervenciones  teatrales de papá regañón, de jefe enojado, de vendedor de caballos viejos en sus consejos comunitarios resolviendo problemas sin resolverlos como cualquier culebrero de plaza de pueblo.

 

En la reelección de Uribe, en su forma de gobernar y de negociar presionando creen García Márquez y todos los colombianos que están cansados con la inutilidad de la democracia y legítimamente consideran  que solo una dictadura puede resolver los problemas de hambre y angustia  de los demás.

 

El Porce, noviembre del 2004

 

 E-mail: gardeazabal@latinmail.com

 

 

SUBIR


 © 2006 por NoticiasLiterarias.com

Reservados todos los derechos

Diseño Gráfico: Grafisoft Digital