agencia de NOTICIAS LITERA

  New York, NY. EE.UU. Año 6 -

 

 CATALINA LOZANO MORENO                                       Marzo 19 del 2006

 

Principal

 Agenda

 Noticias
 Cultura
 MásBiografías
 Mutimedios-Prensa
 Reseña de libros

 Entrevistas

Columnas Opinión
 Artículos Literarios
 Relatos y Cuentos

 Reportajes

 Historia día a día
a

Especiales

 Libros Digitales
 Curiosidades
 Libros Recibidos
 Agentes Literarios
 Editoriales

Concursos literarios

 Enlaces
 Clasificados
a

Servicios

 Correo recibido
 Suscripción
 Quienes somos

a 

 

Axl Rose, fiel representante de lo peor de su país,

 

o del por qué ya no me siento tranquila de tararear “Sweet Child of Mine"

 

Por: Catalina Lozano Moreno

Entre más o menos los 10 y los 13 años fui una fiel y ferviente admiradora de Guns and Roses. Mi cuarto estaba lleno de afiches y mi camiseta preferida era una con la cara de Axl Rose impresa en blanco sobre tela negra. Yo, que era bien chiquita, soñaba ser novia de Axl Rose, me parecía increíble que pudiera existir en el mundo alguien tan bien plantado como él. Cuando me regalaron un video del concierto de Guns and Roses ( Rock en Rio) (en beta), lo vi 6 veces seguidas, duré 12 horas en frente al televisor, babeando ante Axl y sus chicles (tights) blancos. Hasta salí en un periódico local como fan de Guns and Roses antes del concierto en el que llovió, mientras tocaba November Rain. Y era noviembre!!!!!!!

Después entré en una onda diferente, empecé a oír otro tipo de música y hasta llegué a sentirme un poco apenada de mi “antigua” afición a Axl Rose y Cia.

En los últimos años volví a reconocer mis antiguas aficiones e inclusive a empezar a tener un gusto hacia Guns and Roses, muy diferente al de antaño, más bien divertido y dicharachero. Reconociendo en el pasado lo que uno había sido, lo que una niña de clase media colombiana había sido mientras crecía en la década de los 80 y se hacia adolescente a principios de los 90.

El otro día estaba oyendo una canción de la que no me sabía la letra y como adolescente aficionada, la busqué en Internet para poder cantarla con Axl. Una estrofa en especial me dejó estupefacta, dice:

Immigrants and faggots
They make no sense to me
They come to our country
And think they'll do as they please
Like start some mini Iran
Or spread some fucking disease
They talk so many goddamn ways
It's all Greek to me
Well some say I'm lazy
And others say that's just me
Some say I'm crazy
I guess I'll always be
But it's been such a long time
Since I knew right from wrong
It's all the means to an end, I,
I keep on movin' along


No es que me venga como sorpresa que Axl Rose sea un red neck primitivo, pero la verdad es que nunca llegué a darme cuenta de ese filo de ignorancia tan peligroso y, peor aún, con tanto poder de propagación.

Pero, además, la estrofita define muy bien la forma en la que el hombre blanco occidental (supuestamente heterosexual, claramente bushista) raso se para ante lo que le es ajeno.

 

Inmigrantes: personas sucias, que le quitan el trabajo a los locales (falso, en Estados Unidos es difícil hablar de nativos y en todo caso los “nativos” no hacen ese tipo de trabajo).

 

Homosexuales: hombres raros que infectan al mundo con enfermedades raras.

¡Axl Rose es asqueroso!

 

La verdad es que me siento contrariada. Siento que ya no me debería gustar Sweet Child of Mine (¡y cómo me gusta!).

De todas formas yo digo que Axl Rose se puede quedar en su rancho inyectándose pan cakes y hamburguesas. Axl Rose, fiel representante de lo peor de su país.

Reniego de mi pasado!!!!

 

 

 

catalina lozano - moreno (Bogotá, 1979). vive y trabaja en    Londres, pronto en otro sitio. Estudió historia en la Universidad Nacional de Colombia y una maestría en cultura visual en Goldsmiths College (Londres) y desarrolla diferentes proyectos independientes de arte así como ensayos e investigación sobre formaciones culturales subversivas (y no tan subversivas, según sus propias palabras).

 

SUBIR


 © 2008 por NoticiasLiterarias.com

Reservados todos los derechos

Diseño Gráfico: Grafisoft Digital