New York, NY. EE.UU. Año 7

 A-B-C-CH-D-E-F-G-H-I-J-K-L-LL-M-N-O-P-Q-R-S-T-U-V-W-X-Y-Z

 
 
 
 
 

 

    

 

 

 

Mario Benedetti

1920 - 2009

Escritor uruguayo

 

 

 

Nació el 14 de septiembre de 1920 en Paso de los Toros, departamento de Tacuarembó. Cursó estudios en un colegio alemán y se ganó la vida como taquígrafo, cajero, vendedor, contable, funcionario público, periodista, y traductor. De 1945 a 1975 trabaja en el semanario Marcha, clausurado por la dictadura. Fue profesor de literatura y parte como exiliado en los años setenta a Buenos Aires, Lima, La Habana y España. Ha cultivado todos los géneros, con iniciación en la poesía en libros como Poemas de oficina (1956), de tono cotidiano y existencial. Con los cuentos Montevideanos (1960) incursionó en el realismo. En 1960 ensayó la crítica político-social con El país de la cola de paja. Sus novelas La tregua (1960) y Gracias por el fuego (1965) tratan de los vicios sociales de la sociedad de consumo. Su narrativa se politizó con El cumpleaños de Juan Ángel (1971) y Primavera con una esquina rota (1982), incorporando el tema del exilio y el retorno en La casa y el ladrillo (1977), Vientos del exilio (1982), Geografías (1984) y Las soledades de Babel (1991). Su obra de teatro Pedro y el capitán (1979) aborda la tortura. Ha recogido su tarea crítica en Letras del continente mestizo (1967), Sobre artes y oficios (1968), Del desexilio y otras conjeturas (1984) y Crítica cómplice (1988), así como la evocación autobiográfica en La borra del café (1993). En 1996 publicó sus Cuentos completos, y en 1995, el libro de poesías El olvido está lleno de memoria. En 1997, publicó Andamios otra novela en clave autobiográfica.

El domingo 17 de mayo del 2009 falleció en la capital uruguaya el escritor y poeta Mario Benedetti, a la edad de 88 años. El autor, que permanecía en delicado estado de salud debido a una patología intestinal crónica y estuvo hospitalizado durante 12 días en una clínica de Montevideo (Uruguay), descansaba en su domicilio en esa ciudad en el momento de su partida, según informaron sus familiares que lo acompañaban.

 

SÓLO MIENTRAS TANTO

 

Vuelves, día de siempre,

rompiendo el aire justamente donde

el aire había crecido como muros.

 

Pero nos iluminas brutalmente

y en la sencilla náusea de tu claridad

sabemos cuándo se nos caerán los ojos,

el corazón, la piel de los recuerdos.

 

Claro, mientras tanto

hay oraciones, hay pétalos, hay ríos,

hay la ternura como un viento húmedo.

Sólo mientras tanto.

 

*

***

 

 

masbiografias@hotmail.com

© 2002 - 2009- ANL