agencia de NOTICIAS LITERA

 New York, NY. EE.UU. Año 6 -
 

 

 

 

  ARTÍCULOS LITERARIOS
 

-Key West en Florida-

Un alto en la casa de Hemingway

 

 

Ernest Hemingway

Por: Juan Limachi

 

Luego de un largo viaje en bus, a través de ciudades y villorrios de Nueva Jersey, Virginia, North Carolina, South Carolina y Georgia, arribamos a los Cayos de la Florida, donde el clima tropical empieza a marcar la diferencia para los turistas que llegan desde  los fríos estados norteños.

La última de las islas, conocida como Cayo Hueso, en español, se convirtió en uno de los refugios más queridos de Ernest Hemingway a partir de 1930, en esta fecha compró su casa en este lugar y la llenó de muchos trofeos de caza, recuerdos de sus viajes por África y Europa, refugio de sus colecciones de armas, de sus libros y de su ardiente vocación a las bebidas.

La Casa de Hemingway, ocupa un lugar prominente en esta isla, y es constantemente visitada por miles de turistas de todo el mundo, que llegan hasta la Florida con la sola intención de pasear la vista por las paredes donde este extraordinario escritor pasó muchas horas escribiendo sus obras inmortales como Por Quién Doblan las Campanas o Las Montañas del Killimanjaro.

Cuando los visitantes recorren este lugar, ahora convertido en Museo, lo encuentran tal como lo dejó el escritor: el dormitorio con su cama de sábanas blancas,  la posición inerte de sus libros, el cenicero, los pitillos para fumar; y la vieja máquina de escribir, de donde salieron las páginas de sus libros, aun reposan en la quietud de la gran casona, rodeada de árboles, y constantemente bañada por la suave brisa marina.

Una nota aparte, son los descendientes de los gatos que tenía como mascotas el escritor, los mismos que cuando él murió, quedaron como “herederos universales” de la casona. Ahora decenas de estos felinos se pasean por los jardines del museo, y nadie ha pensado en desalojarlos, porque se han convertido en parte de la atracción histórica de la casa.

El signo trágico de este escritor universal, apasionado por los animales, la caza, la pesca, las aventuras y los viajes, culminó trágicamente con su suicidio en la ciudad de Ketchum, Idaho una tarde de 1961.

Hemingway nació en Oak Park, Illinois, en 1899, y empezó su carrera como escritor en el periódico local  The Kansas City Star en 1917. Durante la Primera Guerra Mundial fue voluntario como conductor de un camión de la Cruz Roja en el frente italiano, donde fue herido seriamente y tuvo que regresar a casa.

Luego se refugió en la ciudad de París en 1921 donde se convirtió en parte del círculo de escritores expatriados junto a Gertrude Stein, F. Scout Fitsgerald, Ezra Pound y Ford Madox Ford.

Su primer libro titulado Tres Historias y 10 Poemas, fue publicado en París en 1923 y luego fue seguido por un libro de historias cortas In Nuestro Tiempo, el cual marcó su debut como escritor en 1925.

Con la aparición de El Sol También Sube, editado en 1926, Hemingway no se convirtió en la voz de los escritores de su generación, pero fue reconocido como uno de los novelistas más prominentes de su tiempo. Esta obra fue seguida por Hombres Sin Mujeres, en 1927. Cuando el escritor regresó a los Estados Unidos público una de sus obras maestras Adiós a las Armas, 1929, inspirado en su experiencia en el frente de guerra italiano.

Durante la década de los 30, Hemingway inició una nueva etapa en su vida, en este mismo tiempo empieza a tener la costumbre de refugiarse en Key West, después en Cuba. La obsesión por recorrer el mundo se apodera del escritor e inicia una serie de viajes por todo el mundo, sus próximas paradas serán España, Italia y África.

Cuando estalla la Guerra Civil Española, participa como corresponsal de guerra, de esta experiencia sale a la luz una brillante novela Por Quién Doblan las Campanas, 1940.

El más popular libro de Hemingway, El Viejo y el Mar, 1952, fue galardonado con el Premio Pulitzer en 1953, y en 1954 ganó el Premio Nobel de Literatura. “Por su poderoso estilo y por la maestría en el arte de la narración”, según destacaron los críticos de su tiempo.

 

SUBIR

© 2008 por Agencia de NoticiasLiterarias.com

Reservados todos los derechos