agencia de NOTICIAS LITERA

 New York, NY. EE.UU. Año 6-  -
 

 

 

 

  ARTÍCULOS LITERARIOS

 

Salvador Dalí; un genio que

con su locura creó otro mundo

 

"fui la segunda edición de mi hermano muerto"

 

 

Salvador Dalí

Nació el 11 de mayo de 1904 a las 8,45 de la mañana en el pueblo de Figueres, Girona, como Salvador, Domingo, Felipe, Jacinto Dalí, hijo de Salvador Dalí i Cusí, notario, y Felipa Doménech. Nació tres años después de la muerte de su hermano primogénito llamado Salvador Gallo Anselmo, causada por una meningitis cuando sólo contaba siete años. El nombre que le pusieron, Salvador, es el mismo que tenía su hermano muerto, de quien el pintor parece el gemelo. El niño enfermo es el título de su primer autorretrato, realizado a la edad de diez años.  "fui la segunda edición de mi hermano muerto"

Así lo aseguró en su autobiografía "Vida secreta de Salvador Dalí" este artista que encontró la grandeza a través de la expresión de sus temores.

Un acontecimiento marcaría con cierto grado de fatalidad toda la vida de Salvador Felipe Jacinto Dalí. La sensación de ser un segundo borrador y las inevitables comparaciones lo afectaron a tal extremo que, según su propia interpretación psicológica, siempre intentó demostrar que no era su hermano difunto.

Su infancia Salvador Dalí nació en la comarca española de Figueres, en la provincia de Gerona. Los tupidos paisajes fueron su primera inspiración para pintar: a los seis años pintó 'Paisaje cerca a Figueres' que, aunque carecía de un estilo particular, ya dejaba entrever su talento.

Su padre, Salvador Dalí Cusí, era el notario de Figueres, un hombre muy recto pero a la vez muy librepensador, por lo que le permitió al joven Dalí encaminarse en las artes. Su madre, Felipa Doménech Ferés, era una mujer muy devota de la religión católica.

Otra persona ejerció una presencia importante en la vida de Salvador Dalí: su hermana Ana María, cuatro años menor que él, quien fuera su primer modelo.

 

Otro elemento de 'distorsión'

 

Debido a que su padre siempre sintió que su primer hijo murió por alguna enfermedad que él pudiera tener (de tipo venereo) consiguió un libro sobre enfermedades de origen sexual y -cuenta el artista en su biografía- siempre estuvo sobre el piano.

Aquel libro contenía imágenes de deformaciones y patologías alrededor de la impotencia sexual masculina, a las que Salvador Dalí atribuyó las imágenes que generaron una de sus grandes pinturas, 'El Gran Masturbador'.

Ingresó a una pequeña escuela pública, pero su carácter y la sensación de que era un genio le impidieron seguir adelante, y tuvo que ser trasladado a una escuela privada.

A los doce años tuvo los primeros amores con una muchacha a la que, según su propia confesión, le gustaba hacer sufrir por el solo hecho que comprendiera que era él quien influía sobre ella.

En ese entonces, su estilo es el impresionismo, pero todo cambiaría cuando llegó a Madrid, el centro del movimiento cultural español.

Otro acontecimiento fatal ocurre el 21 de febrero de 1921, la muerte de su madre, que Dalí no lograba comprender y que lo encerró en una profunda depresión.

 

Su arribo a Madrid

 

El año fue 1922: con el apoyo constante y total de su padre, el ya excéntrico Salvador Dalí, de 17 años, se encaminó con rumbo a la Escuela de Artes de San Fernando, y encontró un lugar en la Residencia de Estudiantes, en donde inició su amistad con los luego famosos Federico García Lorca y Luis Buñuel, entre otros intelectuales de la época.

De ese particular grupo de amigos, Dalí dijo un día que le parecía "un residuo romántico más bien vulgar y más o menos peludo".

 

El Dalí cubista

 

Un día de 1923, uno de sus compañeros del grupo, Pepín Bello, descubrió en dos obras de Salvador Dalí, que conservaba en su cuarto, un principio de cubismo heredado posiblemente de Pablo Picasso.

Esos cuadros eran 'Autorretrato cubista', y ‘Retrato de Buñuel’, que, tras correrse el rumor de la nueva tendencia de Dalí, fueron publicados en la ‘Revista de Occidente’, una publicación española que difundía la vanguardia en la literatura y el arte.

Según los biógrafos, el grupo de Bello, Lorca y Buñuel lo adoptó como una mascota, llevándolo de parranda como una provocación: "¡Bueno! Nuestro amigo parece, sin duda alguna, una rata de alcantarilla, pero es el personaje más importante que hayan visto ustedes nunca, y a la menor descortesía de su parte, los derribamos de un puñetazo" gritaban en los bares de Madrid.

En el primer Salón de Artistas Ibéricos de 1925, presentó el 'Manifiesto de los Ibéricos', que incluiría los pensamientos de la vanguardia del arte español.

Sin embargo, los años de Escuela se verían cortados abruptamente por la expulsión de Dalí de la Escuela, debido a su participación en una protesta estudiantil que se produjo debido al manejo de las becas en la institución. Sus primeros cuadros surrealistas los pintó en Cataluña.

En marzo de 1928 firmó el "Manifest Groc" (Manifest Antiartístic Catalá), texto que adoptó una actitud plenamente moderna por su condición de polémica. Ese "Manifest Groc" concluye con una lista de los artistas y escritores más admirados por él: Picasso, Juan Gris, Miró, Le Corbusier, Ozenfant, De Chirico, Jean Cocteau, André Bretón, etc.

 

Dalí en París

 

Un punto imprescindible en su carrera artística fue el contacto que establece con los surrealistas franceses.

En 1926 realizó junto a su hermana Ana María su ansiado viaje a los Países Bajos, donde admiró en directo la pintura de los primitivos flamencos y la posterior de Vermeer de Delft.

Durante ese viaje hizo escala en París para cumplir otro de sus deseos, conocer a Pablo Picasso en persona, a quien consideraba como "un genio total, la única persona del mundo del arte que le ha interesado".

También entabló amistad con Manuel Ángeles Ortiz y se reencontró con Francisco Bores y Luis Buñuel, con quienes visita el Museo de Louvre y acude a las tertulias artísticas que frecuenta la abundante colonia española en la capital francesa.

En 1927 publicó, en la revista L’Amic de les Arts, la prosa ‘San Sebastián’, en la que hizo público el ideal estético de la ‘Santa Objetividad’, que quería hacer evidentes las diferencias entre él y Federico García Lorca.

En 1929 regresó a París, donde Joan Miró lo puso en contacto con Tristan Tzara y otros miembros del surrealismo, grupo dominado por André Bretón, que finalmente lo aceptarían.

Ese mismo año rodó, junto a su amigo Buñuel, "Un chien andalou", (Un perro andaluz) que se estrenó el 6 de junio de 1929 y fue considerada por la crítica como la primera película surrealista.

En 1929 expuso por primera vez en París; se trataba de la muestra individual que le organizó la Galería "Goemans", donde presentó entre otras obras, "El enigma del deseo" y "El gran masturbador".

Ese mismo año se produjo su encuentro con la joven rusa Helena Diakonova, conocida con el sobrenombre de Gala, que desde entonces se convertiría en su modelo y compañera (ver artículo anexo).

 

Port Lligat

 

Su segundo gran hogar, y luego de haber afrontado la expulsión de la casa de su padre, Dalí llega a Port Lligat, una casa que le vendió Lidia de Cadaques, una mujer loca que luego fue encerrada en un manicomio.

Las exposiciones de sus primeros cuadros surrealistas le habían dado a Salvador Dalí la posibilidad de comprar la propiedad y de instalar allí su taller de trabajo.

De allí comenzarían a desprenderse las historias de su vida con Gala, de su excentricidad y del posterior descenso de su obra (ver artículos anexos).

 

Los años posteriores

 

La religión, la historia y la ciencia ocuparon, cada vez más, la temática de buena parte de sus obras durante los años cincuenta y sesenta; muchas de ellas eran de gran formato.

Durante estos años pintó obras muy conocidas, como Cristo de San Juan de la Cruz, Galatea de las esferas, Corpus Hipercubicus, El descubrimiento de América por Cristóbal Colón y La última cena.

Durante los años setenta Salvador Dalí creó e inauguró el Teatro-Museo Dalí en Figueres, donde está expuesta una gran colección de su obra, desde los inicios y sus creaciones dentro del surrealismo hasta las obras de los últimos años de su vida.

Después de vivir durante muchos años en Port Lligat, cuando murió su esposa Gala, se trasladó unos años al Castillo de Púbol que le había regalado, y pasó la última época de su vida en la Torre Galatea de Figueres, cerca del Teatro-Museo Dalí, donde quiso ser enterrado.

En 1983 creó la Fundación Gala-Salvador Dalí, la institución que gestiona, protege y fomenta su legado artístico e intelectual desde entonces.

El 23 de enero de 1989, muere en el hospital de Figueras, a los 84 años de edad. Su cadáver es embalsamado y enterrado en una tumba bajo la cúpula geodésica que domina su museo en Figueras.

 

SUBIR

 © 2008 por Agencia de NoticiasLiterarias.com

Reservados todos los derechos