ARTICULOS LITERARIOS

New York, NY. EE.UU. Año 6 -
     Inicio - Artículos Literarios - Biografías - Cultura - Opinión - Entrevistas - Libros Digitales - Libros Recibidos - Editoriales - Reseña Libros - Agentes - Cuentos - Taller
 
     Noticias - Medios - Escritores - Fotos Marte - Galería - Concursos - Curiocidades - Universo - Avisos - Famosos - Enlaces - Fútbol - Artistas - Artículos - Boletínes
 

 

 

 

 

¿QUE ES SER LATINOAMERICANO?

 

Por: JESÚS CHECA ESPAÑA.

 

“Un pueblo que no hace honor al pasado, carece de futuro”.

 

        Licurgo de Esparta.

 

“La historia no se ocupa del pasado. Le pregunta al pasado, cosas que le interesan al hombre vivo”.

 

        José  Luís Romero.

 

INTRODUCCIÓN.

 

¿Qué es ser latinoamericano? Con éste título se trata de sugerir cuestionamientos renovadores, por cuanto, son los problemas histórico-socio-culturales los que mayormente preocupan.

La historia, igual que la memoria, caminan en reversa, es decir hacia atrás. y ambas pueden decir la verdad y la verdad, según J. L. Borges en uno de sus cuentos, es madre de la historia, es émula del tiempo, es depósito de acciones, es testigo de lo pasado, es ejemplo y aviso de lo presente y además advertencia de lo porvenir. Luego, agrega, la memoria es un tiempo detenido. Otra definición de la verdad, es la de Santo Tomás de Aquino, quien afirma que se dice la verdad, solamente cuando el corazón y la mente están de acuerdo.

Con éste ensayo, se busca parte de la historia latinoamericana, así la verdad  sea un tanto esquiva. Esta es una narrativa de conceptos y exploración de caminos que suscitan interés.

Hay quienes han desajustado la historia latinoamericana tildándola de ilegítima. En otras palabras, que el latinoamericano no reúne los requisitos ordenados por las leyes naturales y humanas y ha dejado de ser actor positivo en el desarrollo actual de los pueblos.

También en este ensayo, se va a legitimar el ancestro, la  raza y  la fe y no solamente en  el amplísimo continente americano, sino en Europa.

Hay un advenimiento de la América Nueva. Ese estereotipo del latino o hispano, que es tonto, arrivista, que es una promesa incumplida, que es un fracasado, va desapareciendo cuando se presentan ejemplos e inspiraciones de latinos dueños de sus propias empresas, hombres que se destacan en el gobierno. Para no ir tan lejos, ahí tenemos en América del Norte, en este momento de este año 2003, más de 21 congresistas de origen, sangre y tipo latinoamericano, vinculados a eso que se denomina la cosa pública en los Estados Unidos, y de la misma manera, se manifiestan por todas partes en este amplio continente, latinos que se distinguen y destacan como artistas, directores de cine, comediantes, hombres de empresa, banqueros, economistas, hombres de ciencia, pintores, escultores, periodistas, escritores, expertos en comunicaciones, directores de enormes rotativas de periódicos, inteligentes directores de televisión, cine y radio, premios Nobel, premios Cervantes, premios Príncipe de Asturias, inventores, investigadores, técnicos, diseñadores de modas y todo esto de pura generación latina. Hasta, la primera línea de combate en las guerras internacionales de los Estados Unidos, lleva sangre latina.

No únicamente son los hombres los actores de éste drama, también son las mujeres quienes desde el tiempo de la Conquista y la Independencia se han destacado por su valor e inteligencia en Latino América y que triunfan en cualquier lugar del mundo. Se cuenta con presidentas de naciones, ministras de Estado, directoras de grandes y prósperas empresas. Un mundo globalizado donde la mujer también triunfa, abandonando esa imagen o idea de la mujer latina sumisa, esclava, buena solamente para la cocina, boba, sin cultura ni educación y de bajo perfil en la comunidad. La sociedad respeta ahora a la mujer y ella como madre, esposa, profesional y trabajadora está desempeñando labores, igual que el hombre de cualquier latitud en cualesquiera disciplinas que hasta hace poco le eran vedadas. Latino América, prepara a la mujer para el futuro.

Los latinoamericanos entablan relaciones de libre comercio con otras naciones continentales  y negocian sus productos tan buscados por quienes de sobra conocen y saben de calidades y cantidades. También hay directores de gigantes corporativas, gentes donde los intereses y valores reflejan progreso intelectual, social, económico y hasta deportivo y tantos otros logros de una Latino América joven que solamente tiene 500 años después del descubrimiento de América, acontecimiento que partió en dos la Historia del Planeta Tierra.

En la economía global, la herencia y la cultura latina, son factores que la empresa moderna los considera claves para su normal desarrollo. Los latinos están abarcando valores y hechos y tienen diversos ángulos de enfoque que pretenden delimitar el contenido de la pujante creatividad de esa raza de indios, blancos, mestizos y negros. Los factores culturales de éstos latinoamericanos presentan la formación del capital humano que es lo principal para amasar en este recorrido hacia el futuro.

 

ORIGENES.

 

Con éste ensayo no se pretende adentrarse, ni adelantarse, en aquello de que fueron los chinos quienes en 1.421, según Gavín Menzies, descubrieron América. Es necesario esperar que éste autor británico complete su estudio y compruebe sus hallazgos de que China descubrió América 70 años antes de Cristóbal Colón.

“El año que China descubrió el mundo” ( The Year China Discovered the World) es el título de un libro que el marino Menzies ha publicado donde afirma que ni Colón descubrió América ni Magallanes fue el primero en circunnavegar la Tierra. Según Menzier, los exploradores europeos se habrían guiado de la cartografía de un navegante chino, el almirante Zheng He. Suponemos que los polinesios sí estuvieron en Amerindia  antes de Cristóbal Colón.

El desarrollo de la vida de los pueblos latinoamericanos, se remonta a unos 12.000 años, según historiadores, etnólogos, antropólogos y linguistas. Un miembro de la Academia y Sociedad Filosófica de los Estados Unidos, el señor Jared Diamond, asegura que la narración comienza hace 13.000 años cuando los cazadores-recolectores de la Edad de Piedra constituían la totalidad de la población humana.

Pero hablemos de los pueblos de Mesoamérica que se asientan en una superficie aproximada de 170 millones de kilómetros cuadrados contando desde el río Grande en México, yendo hacia el sur hasta llegar a la Patagonia y Tierra del Fuego en Argentina y Chile.

El rastro de los primeros pobladores brota por los años 13.000 a 12.000 años antes de Cristo en el denominado Período Paleolítico  y se los identifica como cazadores y recolectores, con una vida en movimiento continuo y a veces durmiendo en cavernas. Llegaron del Asia, vía estrecho de Bering y poblaron norte, centro y sur de América, mientras que otros venían de la Polinesia y de Oceanía vía Océano Pacífico.

El último territorio en ser poblado fue América, aunque con certeza no se sabe cuándo tuvo lugar la primera colonización de nuestro continente, pueden ser 14.000 o 35.000 años Lo que sí se conoce es que los restos humanos más antiguos se encontraron en Alaska seguidos de otros en Estados Unidos, Canadá y México en los siglos anteriores a 11.000 años a.C.

Hay un segundo grupo de yacimientos conocido como Clovis, situado en la ciudad del mismo nombre en el Estado de Nuevo México donde se han encontrado puntas de lanzas de piedra. Estos yacimientos de Clovis se han descubierto en 48 estados de los Estados Unidos y hay pruebas de la presencia humana desde aquí hasta la Amazonía y Patagonia.

La apariencia física, los grupos sanguíneos, la forma y arreglo de la dentadura de nuestros indios americanos demuestran el origen asiático. El sitio arqueológico más antiguo se ha descubierto en México en el punto denominado El Cedral (San Luís Potosí) donde fueron encontrados instrumentos de piedra para trabajos manuales y restos de animales que datan 30.000 años antes de Cristo.

En América del Sur, se ha descubierto un sitio arqueológico que dá cuenta de nuestros orígenes 18.000 años antes de Cristo en el lugar denominado Pikimachay ubicado en el Perú. A este período pertenece Taima Taima (Venezuela) que son restos de un esqueleto de mastodonte de 11.000 años antes de Cristo.

Los grupos de nómadas cazadores y recolectores construyen los primeros albergues; malocas, yanos, bohíos, de tipo circular que confirman la existencia de una sociedad sedentaria. Luego vienen los períodos arcaico y preclásico en los años 1.500 antes de Cristo, cuando ya empiezan los horticultores que cultivan plantas y pescadores que mejoran sus elementos de trabajo. Hay evidencia de que las primeras plantas y algunos animales domésticos tuvieron su principio alrededor de los 7.000 años antes de Cristo en Tehuacán y Tamaulipas, México, a la vez que en Perú en Ayacucho ya se domesticaban llamas 5.000 años antes de Cristo. Mas adelante empiezan los trashumantes a manejar sus animales, como el pavo en México, los curíes o cobayas o cuyes en Colombia y Ecuador, y se empieza a ver pequeñas areas de la siembra de yuca, teosinte, maíz, tomate, piña, calabaza, maní, ajíes, aguacates, frijoles, papas, casabe, batata, quinoa, ñame, tabaco, arracacha, habas, yuca, frutas tropicales y hasta el cacao que son originarios de Latinoamérica, junto con las ocas, ullocos, ibias y plantas como calabacilla, porotos y pimientos que van fijando residencia de pueblos sedentarios.  

Así nacen las primeras aldeas y con ellas se forman las tribus y se inician las composiciones del cacicazgo que es la característica social, política, económica y administrativa de la vida indígena.

Todavía prevalece en Latino América ésta manera de entenderse y relacionarse con el entorno mediante el cultivo de la tierra y las técnicas viejas y nuevas de las artes agropecuarias. De aquí surge el camino de la revolución agrícola durante el comienzo del período Neolítico. Aumentada la cantidad y variedad de equipos y bienes disponibles, llega la época de producción de artículos utilitarios y otros de naturaleza ritual.

De este modo nos enorgullecemos de admirar la cerámica indígena, uno de los vestigios más numerosos como son las vasijas de cocina, los vasos para beber, las jarras para almacenar. Uno de los símbolos con gran valor espiritual y tradición es la olla de barro. Miles de años antes de Colón y antes de Cristo, la olla de barro ya representaba el universo de los dioses, el lugar de los entierros, el depósito para fermentar la chicha, el utensilio para preparar alimentos. La olla de barro es el recipiente más útil en la casa del indio y del campesino. Las ollas de barro sirven a los pintores y escultores para decorar sus cuadros y sus figuras con tinajas, chorotes, y moyas que guardan la historia de nuestras tradiciones y nuestra herencia indígena.

La utilización del oro y el cobre revolucionó la vida del hombre latinoamericano, quien luego con técnicas aprendidas de los colonizadores en el manejo del hierro descubrió que mediante el calor podía producir cambios químicos en los minerales, lo cual significó un gran avance para sus destrezas y sus habilidades.

Sin ninguna duda, los chibchas poseían una cultura artesanal avanzada sobre todo en técnicas metalúrgicas en las que alcanzaron métodos de fundición, soldadura autógena, laminación, hilo fundido, filigrana, vaciado simple y cera fundida. Los chibchas alearon el oro en proporciones variables con el cobre puro de donde obtenían mezclas de color bronceado conocidas como “tumbaga”.

En los períodos Paleoindio y Arcaico se logra el rastro de los primeros pobladores de El Abra sitio localizado entre Tocancipá y Zipaquirá, abrigos rocosos cercanos a la ciudad de Bogota, Colombia, que albergaban a indios andinos.

 

AMÉRICA  PRECOLOMBINA.

 

Este es un continente con identidad propia, así lo han definido varios historiadores. Afirman también que Euroasia y América presentan sorprendentes similitudes en el desarrollo de sus sociedades. La agricultura, la arquitectura, la metalurgia y hasta la escritura, dizque se desarrollaron casi simultáneamente sin haberse comunicado ni menos conocido entre ellos.

Los pueblos de origen Euroasiático y especialmente las gentes que viven en Europa y Asia oriental, además de quienes llegaron a América del Norte, dominan con su poder y su riqueza obtenida de la industrialización por el dominio de los metales y obviamente también, debido a su cultura y alfabetización. Son éstos  pueblos los que presentan grandes diferencias y contrastes con los pueblos africanos y latinoamericanos que han sido colonias explotadas, diezmadas, sometidas, esclavizadas y hasta exterminadas.

Las desigualdades de entonces todavía campean en el mundo moderno, pues, los ritmos del desarrollo han sido distintos y éstos se manifiestan en el comportamiento del latino con sus propios vecinos. Estamos asistiendo a fuertes enfrentamientos entre muchos pueblos de Latino América debido a los ancestros y no es cuestión de “culturizar” sino más bien de “biculturizar” o de cómo combinar lo mejor de las culturas hispanas, como por ejemplo con la del Brasil para integrarnos con el portugués.

Los resultados de los orígenes no se pueden cambiar, ni tampoco puede decirse que los latinos como recolectores cazadores sean menos que los pueblos que se industrializaron primero o que eso represente desarrollo o felicidad. Quizá sean las diferencias biológicas las que dominan, sin que esto nos margine de los avances que se han logrado, ya que se están borrando las dificultades intelectuales y tecnológicas. Todo esto a pesar de las desventajas sociales, las limitaciones de oportunidades y la discriminación. Discriminación sí, principalmente contra quienes se piensa han sido factor de retraso del avance tecnológico-cultural, y la referencia es hacia el negro y hacia el indio y también al producto de estas dos razas que pueblan el Caribe americano y se adentran en Centro América.

 

CIVILIZACIONES   MESOAMERICANAS.

 

Dejemos la discusión para los eruditos en materia de contemplar las mismas estructuras sociales del Viejo y Nuevo Continente, es decir entre Euroasia y América. Lo que sí aseguran los estudiosos es que la transición a la vida sedentaria, una vez que se cultivaron las plantas y se domesticaron animales, demoró 5.000 años..

La primera civilización en México, la olmeca, nos muestra la cultura Mesoamericana tan adelantada para los conquistadores y colonizadores que la encontraron desarrollándose y progresando en paz y con enorme prosperidad y enorme representatividad en sus dirigentes indios. Las pirámides de Teotihuacan son de la época de Cristo y nos muestran la urbe más grande y poblada del Nuevo Mundo. Se sabe que esta ciudad sagrada se construyó entre los siglos II y VI , pero ya existía como pequeña aldea 100 años antes de Cristo, aunque los arqueólogos confirman que en el año 750 la civilización de Teotihuacan había dejado de existir, sin embargo las ruinas subsistieron  a la era de los sabios toltecas hasta que llegaron los aztecas a descubrirlas, los mexicas o aztecas le dieron el nombre de Teotihuacan que significa “el lugar de los dioses”. Ahí están las pirámides del Sol y la Luna, palacios y templos que según el historiador George Cowgill servían para ejercer el poder a través de una élite de oligarcas quienes debían el desarrollo y prosperidad de la civilización a la agricultura planificada, a su sistema comercial y a la explotación de las minas de obsidiana que es un mineral volcánico vítreo negro o verde muy oscuro. La elaboración de objetos comerciales con este mineral, les permitió un gran comercio con otras poblaciones.

En el Perú, la evolución ininterrumpida de la cultura chavín hacia los incas nos hace ver la gran presencia y potencia  del imperio del Huarí alrededor del año  800 después de Cristo. El vínculo entre agricultura y civilización  es notorio en México con los aztecas, en Centroamérica con los olmecas, en Colombia con los chibchas y en el Perú con los incas.

Las primeras cerámicas del continente americano realizadas entre los años 3.600 y 3.000 antes de Cristo se encontraron en los Andes de Colombia y en la costa del Ecuador y presentan similitudes en su decoración con las encontradas luego en Guatemala. Los antiguos mayas, han sido considerados como la civilización precolombina mas enigmática desde que en la década de 1.840 surgieron descripciones de sus ruinas. La cultura maya fue la única civilización verdaderamente alfabetizada del continente americano. El alto nivel técnico de los artesanos lo mantienen aún los pueblos latinoamericanos.

El establecimiento de la civilización chibcha se desarrolló en Colombia entre el año 3.500 antes de Cristo y el año 1.200 después de Cristo. Prospera allí una sociedad en torno a la agricultura, la orfebrería y la cerámica a más de una industria textil que abastece las necesidades del vestuario de su población. La moneda común para los chibchas era la sal, extraída de las minas de Zipaquirá, cerca de Bogotá. El grupo chibcha es uno de los de mayor importancia entre las civilizaciones Mesoamericanas. Los periodos Paleoindio y Arcaico nos descubren las culturas chibcha o muisca en que ya los cacicazgos están establecidos y prosperan en una sociedad organizada en torno a la agricultura. Los rasgos culturales más significativos son la orfebrería, el manejo del oro, los textiles y la cerámica.

 

LA   ESCRITURA.

 

La escritura era desconocida en América del Sur, pero antes de la llegada de los europeos, los mayas tenían “códices” que son manuscritos ilustrados del período azteca. La falta de registros escritos, significa que los acontecimientos políticos y las creencias religiosas de los primeros pueblos se perdieran en gran parte del transcurso del tiempo.

Comprendemos el complejo calendario maya que habla de la avanzada cultura centroamericana. El origen independiente de la escritura en la historia humana nos llega de las sociedades indígenas americanas de Mesoamérica y muy seguramente del sur de México. Esa escritura surgió independientemente de la escritura del Viejo Mundo. Las formas de los signos de la escritura Mesoamericana son totalmente distintas de las de cualquier escritura del Viejo Mundo. La escritura Mesoamericana más antigua que se conserva fue descubierta en una zona zapotecana al sur de México y corresponde al año 600 a.C. La mejor conocida es una escritura de las tierras bajas mayas cuya fecha se remonta al año 292 a.C. La escritura maya utilizaba logogramas y hasta signos fonéticos.

Los arqueólogos han declarado haber encontrado la muestra de escritura más antigua de América. Consiste en un sello hecho sobre piedra con signos tallados y fue encontrado en Tabasco, México. Las piezas se remontan a 650 años antes de Cristo y pertenecen a civilizaciones precedentes de indios mayas y olmecas. Los arqueólogos aseguran haber discernido jeroglificos y confirman que se trata de un lenguaje escrito.

Podemos asegurar que exceptuando a China, Egipto y la isla de Pascua, todos los demás sistemas de escritura ideados por el hombre en el mundo en cualquier época, parecen descender de sistemas modificados o inspirados en la escritura sumeria o Mesoamericana. Su invención fue muy difícil y empleó muchísimos años. La escritura maya estaba destinada a narrar la historia de los indios importantes como gobernantes, nacimientos, cuestiones astronómicas y propaganda real. La producción de alimentos fue una condición necesaria para la evolución de la escritura.

La historia de los orígenes de la civilización comienza con el desarrollo de los primeros pueblos agrícolas, senda que condujo al nacimiento de aldeas, ciudades y poblaciones enormes, igual sucedió con los sumerios entre los ríos Tigris y Eufrates en los comienzos de la agricultura en Mesopotamia.

Como acontecimiento de gran importancia y enorme contraste hasta enojoso, aparece hoy en día la guerra contra lo que fue la cuna de las civilizaciones urbanas como Babilonia, Akka, Asiria y Caldea. La historia de guerras de Irak ha provocado destrucción y miseria en esta población árabe. La región toma el nombre griego de Mesopotámica que significa “entre ríos” y quedaba ubicada en la ruta de las migraciones de los mitamos, hititas, persas, griegos, romanos  y bizantinos. El alfabeto, la rueda, la agricultura, la escritura, el calendario y muchos inventos mas nacieron en esta parte de la tierra.

En Mesoamérica, la civilización comenzó en las zonas húmedas de México, en las zonas del Perú y en las tierras del altiplano cercanas a Bogotá que tuvieron su desarrollo sedentario con la agricultura, la caza y la pesca.

 

IDENTIDAD.

 

Los pueblos se definen desde el punto de vista de la genealogía, la religión, la lengua, la historia, la raza, los valores, las costumbres y las instituciones. Los pueblos se identifican con grupos culturales, tribus, grupos étnicos, comunidades religiosas y luego como naciones  y en su nivel más alto como civilizaciones.

La gente muchas veces se aprovecha de la política para definir la identidad de un conglomerado humano. Sabemos quiénes somos sólo  cuando sabemos quiénes no somos y con frecuencia sólo cuando sabemos contra quiénes estamos. Esta sentencia es bien aplicada ahora cuando ha ocurrido un once de septiembre negro que ha traído el terrorismo y ha dejado excesivamente preocupados y alarmados a los hombres frente a una situación que va cambiando las formas de vida. Esta guerra por el odio a los Estados Unidos y al mundo occidental la tienen los fanáticos que siguen ignorantes y que no saben sembrar amor para cosechar paz.

Albert Camus dice que “el terrorista renuncia a la complejidad del hombre y se introduce en el territorio de lo inhumano”.

A propósito de este problema del terrorismo vienen al caso unas palabras de Martin Luther King cuando afirmaba que los problemas más graves que vive el mundo actual no son consecuencia de los actos de unos cuantos malvados, sino de la indolencia y la tolerancia de los buenos quienes no toman decisiones. ¿Quién se está haciendo cargo de solucionar las dificultades de aquellos que no lo hacen?. Pués, les corresponderá a quienes llevan el liderazgo mundial en materia de libertad, independencia, democracia, justicia, poder, paz y trabajo.

El terrorismo y la violencia le tienen miedo a las ideas de otros grupos de personas pensantes. La poca o nula fe que los bárbaros tienen de sus propias creencias, los lleva generalmente a caer en las mentiras del fanatismo o en la tergiversación de sus códigos. La extrema pobreza que se ve y se sabe de pueblos orientales, facilita la aceptación y la seducción de esa masa informe de  ignorantes que son pasto incendiable para los ambiciosos de poder religioso y que se quieren convertir en ídolos. Los ignorantes y pobres no tienen nada que perder, les queda el paraíso pintado por los líderes religiosos como un premio a la sumisión y a la obediencia.

 

LATINO AMÉRICA.

 

Este continente latinoamericano desconocido por el mundo occidental- ya tenía -antes de llegar Cristóbal Colón, su origen, su raza, su identidad, su lengua, su desarrollo, sus dioses, su escritura y una organización comunitaria que asombró a los europeos.

Todo un continente, desde las planicies de Nebraska y Kansas, las colinas de California y Nuevo México, las  extensas tierras de Texas y la Florida hasta el cono sur, tiene filiación latinoamericana, como que a todas éstas regiones llegaron los conquistadores españoles y los evangelizadores europeos.

La latinidad va adentrándose en Norteamérica y otras naciones de Europa y el latinismo va extendiendo su talante principalmente hacia España, Portugal, Francia e Italia que son latinas, pues, su lengua se deriva del latín proveniente del antiguo Lacio o Roma y que a diferencia del “bajo latín” ocurrido luego de la caída del gran Imperio Romano, se pulió con el “latín clásico” o lengua citadina que la empezaron a usar los grandes y nobles escritores del bien llamado “siglo de oro” de la literatura en cuya época y ahora mismo, saber latín significa estar enterado de todo.

Ser latinoamericano es ser oriundo de este vasto continente que posee un idioma español, una cultura indoamericana, una raza poliétnica, que canta, escribe, lee, reza, crea, inventa, trabaja, lucha, guerrea a veces y a veces hace la paz, apoyándose en el orgullo de ser libre, independiente, valeroso, creador, inventor, inteligente y talentoso.

Son solamente 500 años después del descubrimiento de América, que tenemos vida latinoamericana y éstos son muy pocos años para un continente que está saliendo hacia el encuentro con otros que nos llevan miles de años de civilización, aunque muchos de ellos sumidos en confrontaciones bélicas, en la miseria y la ignorancia. Hace muy poco tiempo que la trasculturización se está llevando a cabo en América India.

 

MESTIZAJE.

 

La  identidad latinoamericana está ligada al mestizaje como hijos que somos de padres y madres de diferentes razas y que todo ese conjunto de mestizos se entienden en un solo idioma que desde el siglo XV se habla en América Mestiza.

Los conquistadores que llegaron a diferentes lugares de América del Norte, como aquellos que llegaron a Centro América y América del Sur hablaban un anticuado, es decir un arcaico lenguaje, mezcla de latín, español, árabe, portugués y griego. Este lenguaje atravesó el río Mississipi y se fue hacia el Este llegando al Océano Atlántico y desde la Florida hacia el Océano Pacífico. Todo  el continente se untó de esa lengua, transportada por doquier en boca de los españoles y portugueses que configuran geográficamente la Península Ibérica cuyo nombre de Iberia procede del griego y el nombre latino de Hispanía proviene de los romanos, quienes ocuparon España por muchos años. La romanización de Iberia, demoró más de 600 años, pero dejó una lengua que hoy se considera nuestra. Dejaron un alfabeto, muchas y  bellas construcciones y la fe religiosa. La Hispanía romana dominaba a la antigua Iberia.

Grecia y España estuvieron sometidas al poder político de Roma, la cultura fluyó de Grecia a Roma y de Roma a España, “los españoles latinizaban sus vocablos propios y los romanos españolizaban los suyos”. Casi todos los pueblos cayeron bajo el dominio de Roma.

Esa mezcla de lenguas procede de Cádiz que fue fundada por los fenicios en el año 1.100 antes de Cristo. Luego a la Península Ibérica llegan los griegos que en el siglo VIII establecen algunas ciudadelas. Después, los celtas o irlandeses que vienen del norte invaden esas tierras y en el siglo IX antes de Cristo se mezclan con los iberos para fundar la raza de los celtíberos. Para comerciar, estos individuos, necesitaban lenguas.

Las tribus de visigodos se quedan en la península por menos de 3 siglos y éstos germanos siendo invasores, adoptan la cultura de los invadidos, pero dejan una casta, un linaje de gente guerrera, que más tarde tendrá mucha influencia no solamente en Europa, sino también en  América cuando llegue la Conquista y se hace la guerra en Latino América contra indios, mestizos, criollos y negros.

Los moros, pobladores del norte de África, pasan a España y sientan sus reales en toda la nación, pero principalmente en el sur, dominando ésta área por 800 años, dejando una notoria cultura literaria, matemática como el álgebra y unas bellas artes en tapicería. No olvidemos que en el siglo III los cartagineses ya habían fundado Cartago en el año 814 y desde ese entonces se disputaban con Roma el dominio del Mar Mediterráneo. Ahí queda el origen de nuestro mestizaje con tantas y tan variadas razas.

 

CULTURA.

 

Tenemos al latín haciendo las paces entre las naciones, originando el lenguaje latino y el idioma español como inicio de la cultura que obedece a una necesidad de sustento y no puede aislarse del medio en que se produce. La cultura es un estudio de costumbres y de formas de vida. Los filósofos griegos decían que la cultura es la forma ideal de la personalidad del hombre. Cultura es conocimiento y conocimiento es poder.

Las facultades que tienen los hombres latinoamericanos de hacer propuestas, convergen en ese tipo de razas desde la prehistoria y vienen desde cuando los humanos tenían su comportamiento en Amerindia.

Uno de tantos objetivos de los latinoamericanos, es modificar, cambiar, colocar las cosas en otra perspectiva, buscar medios de avanzar a zancadas largas para alcanzar lo ya conseguido por civilizaciones milenarias. El latinoamericano desarrolla sus iniciativas dejando a un lado el estatismo, acelerando su propio dinamismo y señalando rumbos a la cultura para que el Viejo Mundo y Norte América miren hacia el Nuevo Mundo Latino Americano.

El latinoamericano con sus valores naturales, espirituales, corporales y con sus valores intelectuales y sentimientos nacionales, va escalando y conquista sitios de altura en medio de una abigarrada etnia. Lo latinoamericano como puede verse, es un legado, es una herencia, una esperanza, un futuro, un destino y un triunfo.

El abrazo genésico de los pueblos de América India con España y Portugal al inicio de los tiempos del descubrimiento y luego con otras naciones, se funde en el crisol de razas que nos dejan por el camino que traza la historia, a héroes, a santos, a libertadores, a estadistas, pensadores, inventores, literatos, juristas, artistas, deportistas, políticos, hombres de estado y que todos dan gritos de independencia, libertad y justicia. El latinoamericano es un ser que luego de su libertad se va acomodando e integrando a otras zonas mundiales, sin ese aislacionismo que les están enrostrando algunos críticos.

 

RAZA.

 

De acuerdo con las premisas expuestas y con base en datos de ilustres investigadores, podemos decir que ser latinoamericano es un sentimiento, un conocimiento, un estado afectivo del espíritu. Es una esperanza para alcanzar desarrollo económico independiente.

Aseguran los entendidos en la materia que “estamos orgullosos de nuestros ancestros”. Otros manifiestan que “somos la raza, el idioma, la cultura”. Un pensador mexicano, José Vasconcelos dice que el latinoamericano es una “raza cósmica”.

Pero transcurridos 100 años aproximadamente de la llegada de los españoles a América, casi el 90% de la población indígena había muerto principalmente por enfermedades traídas por los europeos y para las cuales nuestros indios no  tenían los anticuerpos necesarios. Hoy en día, Guatemala y México son naciones donde los indios mayas constituyen una gran mayoría, igual que la población inca de Bolivia y el Perú.

Muchos grupos de indios que eran perseguidos por los conquistadores, vivían en remotas regiones tropicales de las tierras bajas y tierras de páramos y no querían contacto con los europeos. Por allá en los siglos XVII y XVIII, la población indígena empezó a recuperarse, ya que la esclavitud y las enfermedades como, viruela, tifo, fiebre amarilla, malaria, paludismo, enfermedades venéreas a más de los castigos y matanzas por parte de los europeos diezmaron a los indios. La recuperación ha sido lenta y penosa bajo la despectiva mirada de unos grupos que son discriminadores; pero poco a poco los indios aparecen en el panorama de nuestras naciones latinas ocupando posiciones gubernamentales e incorporándose al mundo moderno.

En los años 1.560 y siguientes, se estima que murieron 40 millones de indios por diferentes causas. La conquista de América, en la que millones de indígenas desaparecieron, tuvo un fuerte elemento religioso en la llamada evangelización. Los misioneros obligaron a los aborígenes a dejar sus creencias y a albergar la nueva fe católica, apostólica y romana. Inclusive, nos dice Eduardo Soto Guerrero en el periódico El Tiempo de Bogotá, hasta hace algunos años en algunas comunidades indígenas colombianas los misioneros imponían la fe cristiana con castigos y persecuciones.

Conflictos actuales, señala Soto Guerrero, como el de Irlanda del Norte en donde protestantes y católicos se enfrentan, así como algunas guerras de los Balkanes, en donde serbios- religión cristiana ortodoxa- chocaron con los bosnios –de mayoría musulmana- configuran un cuadro en donde si bien el fundamento original del conflicto no es o no fue la fe, sí hay un elemento religioso determinante.

Recuerdo ahora un pasaje de un libro sobre cristianismo que narraba la desenterrada de indios mestizos a quienes se les había inculcado la religión católica y que los curas cuando los llevaban a enterrar los obligaban a ser sepultados con la cruz. Cuando los desenterraban por alguna razón, los indios tenían un puño cerrado en donde guardaban con ellos un ídolo de barro, oro, plata o cobre o cualquier otro material como comprobante de su aferrada religiosidad por sus ídolos.

En ésta raza o calidad de gentes, hemos dicho,  se mezcla el indio o nativo de este gran continente con el blanco europeo y en muchas partes, para mejor decir, en ciertos sectores, se encuentra con el negro que fue traído en grandes grupos desde el continente africano y que desempeñaba trabajos muy variados como esclavo en la zona del Caribe y  el Brasil.

La inmigración de portugueses a Brasil  se inició  por allá en el año 1.534. En esa época Portugal tendría un millón y medio de habitantes, pero era de los países con mayor número de barcos con esclavos negros que los  traían hacia América. El tráfico o trata de esclavos negros fue un privilegio concedido a Portugal por las bulas papales y los portugueses compraban, vendían y revendían negros africanos haciendo grandes fortunas. En esa época también algunos afortunados esclavos eran ocupados dentro de las habitaciones de los grandes hacendados para desempeñar los oficios domésticos. El siglo XVI se apunta como el siglo cuando la mayor cantidad de esclavos negros llega a Brasil para incorporarlos a la industria de la caña de azúcar. Luego la inmigración de blancos y esclavos aumentó para explotar el oro y piedras preciosas de Minas Gerais y para vincular esclavos al cultivo del algodón, el tabaco y el caucho.

Hacia el año 1.807 escapan de la invasión a Portugal por parte de Napoleón Bonaparte, muchos portugueses que ocupaban posiciones sociales y cargos políticos muy distinguidos en Lisboa y otras ciudades y vienen hacia Brasil llegando a establecer y formar grandes “fascendeiros” y “barones” del café, el cacao, el tabaco, el algodón y otros cultivos, prefiriendo quedarse en estas tierras americanas y no volver a la madre patria. Brasil absorbió el 42% de los esclavos negros traídos al continente americano.

Al  Nuevo Reino de Granada -Colombia, Venezuela y Ecuador- por allá hacia 1.560  o sea en la segunda mitad del siglo XVI, llegaron los esclavos que se traían primero para el laboreo de las minas y luego se los empleaba en diferentes labores agrícolas y de manejo de ganado. Se los empléo en grandes haciendas y también en el cargue y descargue de embarcaciones fluviales y marítimas. Pocas casas los ocupaban en el servicio doméstico. La población de esclavos negros se calculaba hacia el año 1.575 entre quince y veinte mil personas. Recibían un trato inhumano y degradante y eran considerados como mercancía de compraventa en los mercados.

Los esclavos fueron parte esencial en el desarrollo económico de la región, por ser mano de obra gratis, por ser eficientes, muchos con mente creativa, gran capacidad de trabajo y extraordinaria resistencia física. El sacerdote jesuita español Pedro Claver se consagró a la protección de los negros y a tratar de humanizar por parte del blanco el trato a los esclavos por lo que éste cura fue canonizado y se le llamó “esclavo de los esclavos”. Su influencia en la ciudad de Cartagena de Indias fue notoria, allí donde estaba el centro más activo de la trata de negros de Latino América.

Los grupos de africanos que vinieron al Nuevo Reino de Granada, fueron entre otros: angolas, congos, bambaras, golofios, guineos, mandingas y sudaneses. Al terminar la Colonia, la población negra de Colombia pasaba de 100.000 esclavos, muchos de ellos, los más aptos, fueron incorporados al ejército libertador y participaron en las luchas por la Independencia. Igual sucedió en Argentina cuando fueron negros quienes estuvieron en la guerra de la triple alianza del Gran Chaco, donde Paraguay perdió tierras agrícolas y quedó con tierras áridas, pero que quizá escondan petróleo en su interior.

La  población latinoamericana, lo hemos afirmado, es el resultado de la mezcla de tres grandes razas: india, blanca y negra. La mezcla de la raza blanca con la negra produjo el mulato. Los blancos con mulatos procrearon el llamado quarterón, a su vez el blanco con  el quarterón sacaron el quinterón. Blanco y quinterón finalmente dieron el blanco. A su vez el negro al mezclarse con el mulato produjo el zambo, éste y el negro sacaron el llamado zambo prieto. Ahora vienen las mezclas con el indio; el negro con indio procrearon el mulato pardo, el mulato pardo con el indio sacó el lobo, el lobo y el mulato pardo produjeron el coyote.

Tenemos a los mestizos como producto del blanco con el indio y los llamados “criollos” que son hijos de españoles nacidos en tierras americanas, aunque también se dice del negro nacido en América.

La influencia africana se manifestó en su música, su lengua, en sus técnicas de trabajo, sus creencias religiosas, ritos, cultos. A veces iban contra el cristianismo y contra los blancos que eran sus opresores. Los negros, los indios y  los criollos crearon la riqueza de los “patrones”, los “barones”, los “terratenientes” amos y dueños de las tierras quienes tenían hasta el derecho de “pernada” para desvirgar a la india, negra o criolla que se casaba dentro de la hacienda del dueño, amo y señor de grandes haciendas.

Los cultos como Obeha y Myalism en el lenguaje anglo caribe, Vudú en Haití, Changó en Cuba, Xango, Macumba y Candombé en Brasil, testifican la transmisión de los patrones africanos hacia América.

Toda esta raza latinoamericana, llamada “hispana” en los Estados Unidos y “latina” en España y buena parte de Europa, tiene folios bautismales y por miles de años ha estado apegada a la tierra, casi sembrada en ella, anclada en el terrón nativo.

Es ahora, cuando debido al terrorismo y a los gobiernos corruptos, que la raza emigra.

Se ha llegado a afirmar que el comunismo no podrá arraigarse en este continente, si es que entre sus postulados está el de negar la propiedad de la tierra, pues, nuestros agricultores y nuestras gentes del campo, pelean con dientes y uñas por una pequeña porción de tierra, por el derecho a su huerta, a su sementera, a su chagra cuando se la van a quitar. El indio, el hispano, el latino, el criollo, defienden el derecho a su terruño y mueren por él.

 

LENGUA.

 

Aprender el significado de una palabra, es muy complicado y múltiple a más de complejo. Entender el mecanismo que une una palabra con otra para formar frases que nos dicta el cerebro, representa un gran esfuerzo. Imagínense los esfuerzos de nuestros indios y de los mismos conquistadores para entenderse. Pero ahí nos quedó el idioma español para ahora sí entendernos a través de todo este continente Americano, aunque a veces entender no es opinar de la misma manera, ni quizá conocerse, pero para hablar ahí está nuestro idioma que en muchas partes latinoamericanas es mejor tratado y más defendido que en la misma España.

Nadie sabe cómo se formó el lenguaje, las primeras voces debieron ser sonidos onomatopéyicos que iban pasando de padres a hijos, pero el hombre transmitió oralmente los sonidos, desarrolló el habla con la cual nos diferenciamos de las bestias y con el lenguaje empezamos a desarrollar comunidades. Se afirma que en el mundo hay ya clasificadas 860 lenguas provenientes de los distintos troncos y se supone que su número llega a 2.000 aparte de varios millones de dialectos.

Nuestra lengua no solamente es el español, pues, hablamos con palabras del quechua, chibcha, caribe, guaraní, aymará, mapuche, inca, azteca, naha, maya, tolteca, olmeca, arawac, yanomami, araucano, quiche, místico, cuna y tantas lenguas nativas indígenas, cuyos vocablos van enriqueciendo el diccionario con abundancia de voces y modismos que se están empleando en los países latinoamericanos.

Los españoles ante la dificultad de integrar en su esquema la colonización y evangelización a una variedad de grupos aborígenes con idiomas diferentes, intentaron implantar en todo el territorio sometido, “la lengua del inga” o del “Cuzco”, llamada más tarde quechua, quichua o kechua. “Grandioso espectáculo, dice el lingüista colombiano Rufino José Cuervo, el de ver extenderse la lengua de los incas en toda América Meridional, por medio de los mismos que derrocaban su imperio; no de otra suerte el huracán que descuaja un árbol corpulento lleva en sus alas la semilla que ha de propagarse en lejanas comarcas”.

El latinoamericano constituye el área más rica en fenómenos lingüísticos, por sus modismos, dialectología, americanismos, pronunciación, entonación y cadencia. El habla popular del latino, principalmente, en las zonas rurales,  tiene una amplísima gama de giros adornados con arcaismos y voces nativas.

El latinoamericano es el resultado de celtas, romanos, germanos, árabes, iberos, españoles, portugueses griegos, holandeses, franceses, ingleses, africanos y por supuesto nativos, es decir una mezcla de muchos siglos con sangre del Viejo y Nuevo Mundo.

Está demostrándose que no son los latinos lo  que de ellos se dice, que sobresalen por sus errores y por su  inferioridad, que son incapaces de gobernar, que discriminan.  Son los latinoamericanos que se han sentido segregados debido a la xenofobia de grupos raciales americanos y europeos. Los latinoamericanos tienen la fuente filosófica occidental, diferente por supuesto, a la fanática posición de “civilizaciones” orientales bien sean políticas, religiosas y sociales. La filosofía occidental es una herencia activa que puede concebir uno o varios sistemas. Al relevarla o complementarla, puede llevarla a ser muy trascendental como eso de demostrarle al mundo que sí hay pueblos con democracia madura y que sí derrocan dictaduras, totalitarismos y usurpadores del poder o sí pueden establecer sus propios mercados para competir con otros.

El académico Luís Florez  advierte que el diccionario es un registro de la lengua viva de la conversación, no de la culta que aparece en impecables escritos; ello no supone desprecio al español literario, pues, como dice este académico: “Sabemos que todo pertenece a la lengua española, con algún matiz particular aquí o allá, en el sentido, en la forma, en la distribución geográfica, en el origen lingüístico (español, indígena, extranjero)”.

 

TIERRA.

 

Para ésta raza, el sentido de propiedad y tenencia de la tierra como patrimonio, como herencia, como productora de alimentos, como madre nutricia, como diosa o ídolo, es, ha sido y será objeto de enfrentamientos cuando se trata de despojar de ella al hombre latinoamericano. Este apego a la tierra proviene de los antepasados y hace de éste ejemplar un hombre creativo y desarrollador de su propia cultura. Su arte, su música, sus danzas, sus propias ideas son como una propuesta por lo original y no por lo importado.

El ancestro y la raza están en el tabernáculo del tiempo como buscando líderes para enfrentar el futuro.

Los españoles agobiaban a los indios con la “encomienda”, y a los criollos con el “almojarifazgo” que en árabe significa “derecho de puerto”, luego los “aranceles reales”, la “alcabala” nombre morisco de contribución, la “sisa”, “el diezmo”, que era una renta de la Corona y al principio fue de la Iglesia. Vino el “papel sellado”, el “tributo” y la “media anata”. Recordemos la “mita” en Colombia y Perú y el “régimen de tandas” en México. La “mita” era una institución criolla, andina, para mantener las obras públicas y los cultivos de ladera donde se sembraba en terrazas, herencia incaica ésta tenida en cuenta hoy en día para preservar de la erosión hídrica las tierras pendientes y que son de gran cultivo intensivo. Se siembra en muchas terrazas “vivas” y en otras donde se colocan piedras, que impiden el lavado de la capa vegetal y preservan los suelos.

Estos impuestos y el maltrato a los indios creaban mucho descontento e iban abriendo el camino hacia la independencia de los pueblos sometidos en Amerindia.

Los frutos de la tierra del indio, sus flores, su agricultura, también sus creencias, sus ídolos, fueron adentrándose en el inmenso mundo del español, para integrarse, pero sin claudicar de sus formas de comportamiento, sin cambiar radicalmente sus ideas. Así encontramos hoy al latino, insatisfecho pero creativo, altivo pero comprensivo, rebelde pero respetuoso, adusto pero sentimental, inconforme pero colaborador.

Debido a su raza rebelde, forjada en el crisol de muchas etnias, al principio no acataba reglas y desconocía poderes reales, de ahí que hasta en este tiempo moderno el latinoamericano esté en continua evolución e inconformismo.

Latinoamérica es un mosaico de distintas estructuras edáficas que varían consideráblemente en edad, tamaño, pisos térmicos, climas, suelos, biodiversidad, ecosistemas, fauna, flora, hidrografía, alimentación y toda esa gama infinita de elementos naturales con que Dios dotó y premió a América enriqueciendo sus suelos y su gente.

El clima en Latinoamérica, principalmente entre el Trópico de Cáncer y Capricornio, depende de la altitud, estableciendo tres pisos térmicos bien definidos. Uno que es el piso térmico helado, se presenta en determinadas regiones del continente. Tenemos tierra caliente, tierra templada y tierra fría. En este medio ambiente se desarrolla el latinoamericano con clima tropical húmedo, tropical húmedo con clima seco, tropical con clima frío y tierra templada con inviernos y veranos que caracterizan las estaciones anuales.

El latinoamericano ha estado expuesto a los desastres tectónicos que han arrasado partes  importantes de las ciudades arruinando patrimonios culturales como los terremotos ocurridos en México, San José en Costa Rica, Managua en Nicaragua, Santa Ana en el Ecuador, Guatemala y Quezaltenango en Guatemala, muchas ciudades de Colombia en el Eje Cafetero, en Popayán, Pasto, Tumaco igual que en el Ecuador cerca del río Guayas. Perú y Bolivia sienten movimientos sísmicos como los que ocurren en Arequipa y Chimbote.

Los terremotos  y  los desastres volcánicos han cimentado más el carácter y el sentido de colaboración y hermandad del latinoamericano.

En cuanto a  fauna y flora se refiere, algunos órdenes de mamíferos son exclusivos de Latino América, así como infinidad de especies de aves, peces, insectos, mariposas, etc..El gran número de especies de árboles que producen maderas preciosas es incontable en zonas como el Chocó colombiano y el Amazonas considerado pulmón del mundo. La vida del latinoamericano se desenvuelve en medio de todo este ecosistema, en los bosques, en los llanos, en las costas, riberas, lagos, lagunas, ríos, cordilleras, tierras áridas, tierras ubérrimas, desiertos, pampas, sabanas, lomas, valles, mesetas, sierras, montañas e infinidad de sitios en nuestra arrugada, caprichosa y arisca geografía.

La tierra  recibe las semillas en suelos tropicales y subtropicales y de clima frío, esas son semillas seleccionadas. La tierra se trata con cariño, se abona, se fertiliza, se corrige en su acidez, se ara, se irriga, se controlan plagas, enfermedades y malezas, se cosecha, se exporta y se genera empleo. Es decir se hace agricultura moderna. Esto lo deberían tener los gobiernos como programa prioritario para hacer volver la gente al campo, hacer que retornen los agricultores a buscar el desarrollo original sembrando nuestro café, cacao, papa, maíz, frutas, caña, bananos, etc., igual que la explotación de minas de oro, esmeraldas, bauxita, aluminio, plata, cobre, plomo, zinc, hierro, carbón y tantos minerales que mueven industrias de transformación.

 

MIGRACIÓN – EMIGRACIÓN – INMIGRACIÓN.

 

Se está notificando a los medios, de que son los latinos quienes viajan a poblar a los Estados Unidos y que pronto ocuparán más posiciones políticas y de manejo de la cosa pública. Están entrando en la corriente del progreso aportando su talento y capacidades.

En los Estados Unidos de América, se han censado un poco mas de 40 millones de latinoamericanos ubicados principalmente en los estados de California, Nueva York, la Florida, Texas, Illinois, Nuevo México, Arizona. En otros lugares, tambien hay latinoamericanos, principalmente donde la discriminación y la xenofobia no afecten el buen desempeño de sus labores y la comprensión e intercomunicación sean fuentes de mejoras en la estructura económico-social del lugar donde viven los hispanos.

En comparación con 33 millones de europeos que inmigraron a los Estados Unidos en el período de 1.800 a 1.930 solamente de siete a nueve millones fueron latinoamericanos.

Los Estados Unidos prometían tierras, libertad de religiones, libertad para votar, libertad política, oportunidades de carácter social y económico y lugares de trabajo sin el peligro de contraer enfermedades infecto contagiosas.

Mientras esto ocurría en Norte América, en Latino América en épocas coloniales se tejía la famosa y fantasiosa leyenda de El Dorado. El mismo fundador de Bogotá, don Gonzalo Jiménez de Quesada para animar a sus hombres que venían desde Santa Marta en el Caribe hacia el interior del territorio colombiano, les promete, para estimularlos, la búsqueda de los tesoros de El Dorado. Este conquistador salió de Santa Marta con su expedición el 5 de abril de 1.536 y llegó –luego de muchas penalidades- a Bogotá, el 6 de agosto de 1.538. Empleó más de 2 años en el recorrido.

El motor que impulsaba a los conquistadores para entrar en territorio de indios, era la codicia y ambición suprema de apoderarse del mítico tesoro de El Dorado. En la búsqueda incontrolada de El Dorado, los europeos no vacilaron en matar indios y en propinar torturas y crueldades a los nativos que se les oponían o que negaban saber dónde se ocultaba el  tesoro.

Fray Bartolomé de las Casas denunció estos tratamientos contra los indios y lo mismo hizo el jurista Gonzalo Jiménez, quien pidió al emperador Carlos V una legislación más severa destinada a proteger a los nativos y sus derechos.

Hoy en día los inmigrantes tienen un trato diferente. Hay disposiciones y leyes que amparan sus estatus, trabajan duro, aprenden el idioma de los lugares donde inmigran y se preparan para enfrentarse a una vida nueva.

Los Estados Unidos necesitan no solamente de la mano de obra inmigrante, sino también de un equipo de hombres que pueda entender, guiar y comunicarse fácilmente con quienes están llegando desplazados por la violencia, las guerrillas, las amenazas de muerte, el terrorismo y el secuestro. Conviene, para los Estados Unidos, no solo mano de obra, sino grupos con líderes, por decirlo de alguna manera, que organicen a quienes llegan desde donde no hay garantías, ni paz para vivir, ni menos hay gobierno para defender los tan cantaleteados derechos humanos. Ese equipo de estas gentes, está conformado por nuevos valores que están llegando y entre esos valores hay profesionales, subprofesionales, actores, artistas, mandos altos, mandos medios, gente de trabajo intelectual y físico. Los inmigrantes no son ahora una masa informe de cosecheros de tomate, ahora son gente que ha cursado estudios universitarios, vienen muchos bachilleres, otros con carreras intermedias, muchos portan títulos, diplomas y conocimientos de los cuales se “aprovechan” los Estados Unidos que hoy en día no pueden ser laxos y suaves cuando necesitan de ésta gente y duros como rocas cuando los inmigrantes requieren de su ayuda.

Cuando las barreras del idioma se derrumben, la oleada de inmigrantes que han llegado a Estados Unidos llevarán la barca de sus sueños a un mejor amanecer. Pronto se verá el resurgimiento del poder latino en este país, pero no como amenaza, sino como fuerza creadora, feliz y exitosa de su propio destino.

Ya estamos observando en la Florida, California, Nueva York, Texas, Illinois, y otros estados de la Unión, ese creciente aumento de los 40 millones de latinos, produciendo ganancias, entrando en mercados internacionales, añadiendo valor a la economía americana, moviendo negocios, haciendo inversiones, creando prosperidad y hasta interviniendo en la política, incorporándose y casi integrándose a la vida anglosajona y rindiendo productividad. Se desplazan de un lugar a otro, es decir son migrantes, luego salen, es decir emigran y al fin inmigran lo que equivale a entrar y quedarse en el lugar que les brinda mejores o mayores ventajas de trabajo.

El respeto a las leyes, a las normas, a las disposiciones del gobierno y a sus reglas y Constitución es un mandato para todos en los Estados Unidos para así servir y progresar. Hoy, es otra la vida que comienza con nuevos amaneceres y que  en los Estados Unidos tiene otros horizontes para, secadas las lágrimas mirar otro porvenir.

Los inmigrantes de los siglos XVI y XVIII y siguientes, eran de diferentes tipos, dependiendo de sus razones para emigrar, como por ejemplo, tiempo de estadía, situación económica, estatus legal en el país de llegada. Pero ahora en pleno siglo XX y XXI están llegando profesionales de Latinoamérica hacia los Estados Unidos. Por ejemplo, llega gente de Colombia con excelente preparación, educación, cultura, destrezas y habilidades que huyen de la violencia, el terrorismo, el boleteo, la extorsión, el secuestro y los malos gobiernos. Huyen por amenazas de secuestro y muerte. Pasan de 4 millones los colombianos que viven en el exterior. En situaciones parecidas están inmigrantes de Argentina y  Venezuela. Como refugiados políticos se considera a los cubanos que bajo el convenio de “reunificación familiar” llegan trabajadores y semiprofesionales por oleadas como lo acontecido con los “marielitos” cuando el presidente Carter recibió gente de toda clase.

Debido a estrictas medidas de seguridad en Estados Unidos, algunos  latinos emigran hacia las naciones vecinas como es el caso de guatemaltecos que pasan a México principalmente a poblar o repoblar el estado de Chiapas, salvadoreños que pasan a Nicaragua, haitianos a República Dominicana y éstos a su vez a Puerto Rico, nicaraguenses a Costa Rica y cuando las circunstancias económicas lo permiten muchos colombianos van a Venezuela y muchos venezolanos pasan a Colombia o los mismo colombianos vuelven a su tierra.

Las inmigraciones de mexicanos a Estados Unidos empezaron a ser más notorias en 1.880 con la expansión de las líneas ferroviarias en éstas tierras. Desde 1.942 a 1.964, millones de trabajadores mexicanos bajo el “programa de braceros” llegaron a Estados Unidos. Se considera que hay millones de indocumentados y que solamente un pequeño grupo tiene sus papeles en regla, de ahí que el presidente Vicente Fox esté abogando por un acuerdo para obtener un tratado de amnistía que legalice esta fuerza laboral mexicana en Estados Unidos.         

La población latinoamericana que se estima en 445 millones de habitantes, ya está  por arriba de la norteamericana y la europea. Los índices de crecimiento han llegado al 2.7% y la medicina moderna procura prolongar la vida aumentando así la densidad de población. Por otro lado, la alimentación ha contribuido para un mejor bienestar y salud del pueblo latino, aunque hay confrontaciones guerrilleras.

En cuanto a la densidad de población tenemos a Haití que en 1.990 registraba una densidad de población de 250 habitantes por kilómetro cuadrado, Puerto Rico ya en nuestros días tiene 391 habitantes por kilómetro cuadrado, El Salvador con 250 por K2, Colombia tiene 29 habitantes por kilómetro cuadrado, Ecuador con 37, Brasil con 2 habitantes por kilómetro cuadrado, Venezuela con 22, México con 55 y Argentina con 12.

Amerindios sobrevivientes quedan en grandes concentraciones en el Perú, México, Bolivia, Guatemala, Ecuador y el perfil étnico señala unos 30 millones, más o menos, de amerindios, incluyendo los llamados cholos, cholitos, montubios en los Andes del Perú y el Ecuador.

 

AMERINDIA.

 

En el mundo de los Estados Unidos, el poder sigue siendo anglosajón y decimos mundo de los Estados Unidos, porque es hacia  éste lugar hacia donde miran todos sus vecinos latinoamericanos. Pero si el poder es “gringo” el producto cultural en California, Texas, Nuevo México, Arizona, la Florida, Nueva York e Illinois, es latinoamericano, dando frutos literarios, musicales, de teatro, libros, cine, canto, danza, etc..Todos hemos convenido en que nuestros ascendientes que vinieron al Nuevo Mundo fue porque en el Viejo Mundo eran infelices, pobres, hambrientos, estaban desempleados y como cosa irrisoria no había contra quien guerrear. Y...una cosa más, los gobiernos querían oro, pues, estaban demasiado pobres.

Los reinos de vieja data, muy antiguos por cierto, habían gastado todas sus riquezas y los señores hidalgos, sí, eran hidalgos, pero de reinos andrajosos, harapientos y agotados que explotaban a sus siervos y a sus vasallos.

El descubrimiento de América fue la salvación, no solamente para España y su Corona, fue también una esperanza para ese mundo de mendigos en la Península Ibérica. También lo fue para Francia, Alemania, Portugal, Inglaterra, Italia y para todo el mundo. Desde ese preciso momento se empieza a destacar el producto latinoamericano que se enfrenta al mayor imperio del mundo “donde el sol nunca se ponía”.

Como lo define el historiador, Hernández Rodríguez, “ la empresa de la Conquista no se había realizado para que el gran Almirante (Colón) hiciera un viaje de turismo por la periferia de regiones desconocidas donde las playas salobres recibían el agua dulce de los ríos como un anuncio de la magnitud del continente que resguardaba en su interior grandes culturas autóctonas. La Conquista era una empresa económica, bajo el patronato del Papa, dirigida por los reyes de Castilla, con exploraciones heroicas organizadas por los particulares”.

Los que venían a América, no lo hacían movidos por la sorpresa de la aventura tanto como por el deseo de enriquecerse, de fondear sus anclas en otros mares y de lanzar sus dados a la suerte y al azar en otras latitudes.

La conquista de América fue para la explotación sangrienta de los indios en su trabajo y sus bienes, acomodado todo esto con la institución de la “encomienda”, la “mita”, el “concierto”, el “resguardo” y el “latifundio”. Las arcas del imperio español, ya lo hemos dicho, estaban vacías y América tenía oro, había que conquistarla.

 

EL  DESCUBRIMIENTO  DE  AMÉRICA.

 

El descubrimiento de América fue una esperanza cumplida que deslumbró a toda Europa. Una aventura que solo costó $25.000 dólares, cálculo hecho hoy por los historiadores.

Desde el momento del descubrimiento se empieza a destacar el latinoamericano. “La Edad Moderna- dice el catedrático Germán Arciniegas- debería llamarse Edad Americana para eso se sustenta en la superación de viejas ideas geográficas, astronómicas, teológicas, antropológicas y políticas”. “La reactivación de las economías europeas, se debe, gracias al encuentro en ultramar de enormes fuentes de riqueza, gracias también a los cambios en el comercio y la política internacionales, al contacto entre dos continentes y al hallazgo de nuevas vías de navegación y transporte debido a la apertura del Océano Pacífico y del Océano Atlántico”.

Hacia la mitad del siglo XIX aparece el nombre de América Latina dado por los franceses y atribuído a Napoleón III cuando se decía que París era la capital del mundo latino formado por España y Portugal. Los angloamericanos en los Estados Unidos acogen el nombre de latinoamericanos para descargar prejuicios culturales y raciales a todo humano nacido hacia el sur del río Grande.

Latino América, ahora, en pleno siglo XXI quiere renovación de los partidos que se fundamentan en mecánicas partidistas y en ideologías carentes de definiciones para la realidad latina. Hay crisis del sector agrario al que los políticos le atinan con estribillos de proteccionismo o no proteccionismo, con aquello de bancos de maquinaria y bancos agrarios. También hay crisis económica con niveles de crecimiento negativo de varios puntos que se busca controlar con política fiscal que se diagnostica regresiva y con fórmulas para reactivar la industria más importante como lo es la agroindustria, la de construcción y la petroquímica. Es necesaria la modernización del Estado para lograr eficiencia. Hay crisis en la salud y no se dispone de soluciones salvadoras, pues el atraso intelectual comparado con naciones del primer mundo  atormenta y vuelve impotentes a muchos ya que no disponen ni de la imaginación ni del conocimiento y esto no solamente es trabajo del Estado sino de la propia sociedad. País que no centre su futuro en la educación, no será viable. El conocimiento también es poder. La ignorancia es un estigma.

Reforma agraria, pero con énfasis en ciencias, tecnología, tierra, mercado, seguridad rural, uso de semillas transgénicas que mediante la biología molecular que descifra genomas reconoce mecanismos de la reproducción, modifica semillas y mejora la reproducción animal. Esto es solamente una radiografía difusa de lo que hay por delante para ver un mundo futuro y lograr ver el positivo de esta figura radiográfica.

 

INFLUENCIA  LATINOAMERICANA  EN  EUROPA.

 

Es necesario integrarse más hacia Europa y hacia los Estados Unidos de Norte América con la cultura que  singulariza al latino. El Maestro Germán Arciniegas, se ha propuesto el tema de cómo somos influyentes y determinantes en los hechos contemporaneos. “Nosotros –dice Arciniegas- tenemos el hábito tradicional de pensar que todo lo hemos recibido. ¿No habrá llegado el momento de hacer una revisión total, para ver el revés de la historia?”.

El Maestro Arciniegas, sostiene, que mientras no se descubrieron las tierras vírgenes, “la ciencia no pudo llegar a ninguna conclusión positiva sobre la estructura del cosmos. Para que la tesis de Copérnico se aceptara como un sistema completo en forma comprobable, fue necesaria la aparición de América. Con América se inicia el mundo moderno”.

Vamos a resumir las afirmaciones del Maestro Germán Arciniegas de la siguiente manera en una afortunada síntesis que nos muestra Otto Morales Benitez.

 

a) Después del cristianismo, nada se ha producido tan importante como el descubrimiento de América.

b) “América hace posible a Copérnico, Galileo, Descartes. Sin ese campo de experimentación, virgen hasta entonces, sin esa base física para el trabajo de inducción fecunda, jamás hubieran podido comprobarse teorías que hoy nos son familiares y sin las cuales la ciencia continuaría siendo una bella durmiente. Lo esencial para Copérnico fue haber sido contemporáneo de Cristóbal Colón y Américo Vespucci.

c) Los ingleses, holandeses, escandinavos, polacos, franceses, aquí se refugiaron, el resultado final fue el nacimiento de la democracia en los tiempos modernos.

d) Fernando el Católico, ordena a Colón, cautive indios y los despache a Sevilla, para venderlos. Pero el 12 y el 16 de abril de 1.495 algo muy importante pasó para la humanidad. El 12, escribían los Reyes al Obispo de Badajoz para que comerciaran los indios a buen precio. Pero el 16 suspenden la órden. Por ahí comenta, el Maestro, comienza a vacilar el más antiguo pensamiento de occidente, heredero del Derecho Romano.

e) Lo más esencial del descubrimiento, es descubrir que el hombre de Latino América, es un hombre libre. Más tarde vendrá Bartolomé de las Casas y luego Victoria con sus tesis filosóficas: América no será tierra de esclavos. Después de la Independencia en América, los negros también estarán en suelo que no resiste sino la libertad de los seres humanos.

f) Las ciencias que se relacionan con el hombre, sus costumbres y el ambiente, nacen en América. La antropología y la sociología, siglos antes de que aparezcan Augusto Comte o Spencer, se escriben al otro lado del Océano Atlántico.

g) Cuando se estrena la escritura con alfabeto latino, Ramón Pane comienza el estudio sistemático de los usos y costumbres de los indios de Haití. También se ha dicho que son precursores de la antropología Bartolomé de las Casas y Sahagún.

h) San Agustín negaba la existencia de los antípodas, Copérnico comprueba su teoría cuando se descubre América y triunfa sobre San Agustín.

i) Carlos Darwing descubre en las islas Galápagos, el origen de las especies.

j) Montaigne cuenta el sentido del poder de los indios, donde manda el mayor y no debe haber ni ricos ni pobres.

k) La palabra “independencia” tiene un nuevo valor-distinto a la del diccionario de Diderot y D”Albert- cuando se hace la de este continente.

l) En este lado del Atlántico los trabajos han sido de las multitudes.

m) América está en la raíz del romanticismo. Este, nadie puede desligarlo de la Revolución Industrial, de la Revolución Americana y de la Revolución Francesa.

 

n) Hay dos mujeres que tendrán repercusión universal: la antillana Josefina Tascher que llegará a ser Emperatriz del brazo de un genio de la guerra y de las funciones del Estado. Y una martinica, Flora Tristán, quien se decide por la aventura de la unidad de los trabajadores, antes de que se inventara un grito de guerra que aglutine voluntades revolucionarias. Este final galante nos indica por dónde anda la estrella de éstas tierras vírgenes”.

 

LATINO  AMÉRICA  Y  NORTE  AMÉRICA..

 

Quienes llegan a los Estados Unidos y quienes ya están hace muchos años en esta tierra, se sorprenden, porque a excepción de los cubanos, mexicanos, puertorriqueños, las otras comunidades no tienen representación en el gobierno. En otras palabras los colombianos quieren gente de Colombia en los mandos estadounidenses, los argentinos quieren gentes de Argentina, los peruanos igual y así con el resto de los latinoamericanos.

La administración gubernamental de los Estados Unidos, no radica en esa pasión partidista que algunos de los latinos traen de sus respectivos países, porque son hasta fanáticos con determinados partidos políticos. En Estados Unidos los demócratas unas veces votan por los republicanos y otras veces éstos votan por los demócratas, para eso cuentan los programas de gobierno, la madurez del votante, la conciencia, la educación cívica, la cultura ciudadana, la honradez partidaria, el conocimiento de los candidatos, su pasado honorable, su ética y servicio a las comunidades. Así es para elegir presidente de la república y hasta para  representantes locales en cada condado y en cada ciudad.

Este rápido análisis nos lleva a concluir que se puede ser muy importante en cualesquiera otras disciplinas del humano saber, pero mientras no se tenga acceso a posiciones gubernamentales, se seguirá dependiendo de quienes mandan en la democracia.

¿Qué debe  hacerse para que haya más latinoamericanos en el gobierno?. La respuesta es, “integrarnos”. Nos integramos con el voto. El derrocamiento de la discriminación es, la integración. La falta de conocimientos, la ignorancia del idioma ingles, el nulo adiestramiento de cómo funciona la democracia en los Estados Unidos, mantiene a veces al latino con el voto cautivo que no le sirve a nadie.

La comunidad latinoamericana debe buscar la fuerza política con sus representantes vengan de donde vinieren sin esperar que haya gente de su propio país para darle el voto, pues, eso no es tan fácil y será a largo plazo, mientras tanto hay que trabajar con la representación hispana que se postule y eso es lo que se denomina “integración”.

Es necesario buscar el horizonte anglo, encontrar entre los latinos quien tenga un pasado limpio, honrado y trabajador a favor de las comunidades. Así se puede llegar a ser parte de las funciones gubernamentales en cualquier nación donde campee ese ejercicio que llamamos democracia.

Nuestro continente latinoamericano necesita entrar con más entusiasmo en ese  ya  desarrollado mundo tecnificado donde las comunicaciones nos mantienen sobre informados, donde la telaraña de transportes nos hace dueños del espacio disponible para viajar, donde los cerebros electrónicos, los computadores y la cibernética ponen a nuestro alcance océanos de memoria acumulada para vivir una vida mejor.       

Aunque la riqueza de Latino América y de todo el continente Americano es enorme, es gigantesco y sus reservas naturales todavía existen, los cultivos intensivos y las malas prácticas agropecuarias, han hecho crecer los desiertos en muchas partes y la deforestación y la contaminación y la miseria y la violencia y el desempleo y los malos gobiernos hacen que se multipliquen las casas de cartón con techos de hojalata y zinc y los tugurios, favelas, comunas, barriadas, charnecas, villas miseria, sean bombas de tiempo en las metrópolis.

Tenemos grandes contrastes en vivienda en toda América donde hay ultramodernos supermercados y verticales rascacielos. El Primer Mundo y el Tercer Mundo, pierden su connotación geográfica. Hay Primer Mundo en Medellín, por ejemplo, también lo hay en Guadalajara y en Valparaíso y Tercer Mundo en Nueva York, Londres, Miami, Paris.

Nuestra juventud latinoamericana necesita que se le provea de mejores espacios para señalarse su propio destino. Aprender valores familiares, reconocer a los gobiernos legalmente establecidos, buscar identidad individual y de grupo. A la juventud latina, debe proveérsele más espacios educativos, más comprensión en las universidades para que puedan integrarse a la vida nacional donde se siente el orgullo y el privilegio de tener “ciudadanía”.

En Latino América, la juventud se está preocupando por sobresalir, pero aún no tiene suficiente acceso a una vasta educación y a los elementos que ella demanda. La juventud latinoamericana está abogando y debemos apoyarla por la ética, la honestidad, la honorabilidad, por derrotar a políticos corruptos, por fortalecer valores de la integridad, solidaridad, tolerancia, justicia, trabajo,  represión a la violencia y repulsión y condenación al terrorismo.

Son los malos gobiernos los que llevan a la juventud al desvío de sus buenas intenciones y los malos gobernantes empujan a cometer errores no solamente a la juventud sino a todo un pueblo. Los filósofos y teólogos se preguntan ¿ Cuál es el origen del mal?. Esta pregunta rebasa la mente humana. Para nosotros los cristianos, Dios no castiga. Dios es amor. Las dos terceras partes de la población de Latino América, le corresponden a la juventud. Esa juventud que a veces trabaja de noche y estudia de día y otras veces trabaja duro en las horas del día para asistir a clases nocturnas y construir así su propia familia como eje de la vida. Nuestras democracias latinoamericanas deben construir y diseñar iniciativas futuristas para nuestra juventud y buscar así el poder a través de la educación. Cuando la gente es educada, culta y progresista no aparece el Mal.

 

ALTERNATIVA.

 

En la América Mestiza somos más de 445 millones de habitantes y el siglo XIX nos volvió  americanos a todos dentro del continente, pero el siglo XX y el XXI nos han vuelto planetarios, protagonistas de la actualidad de un mundo tan convulsionado en el que todas las doctrinas fueron ya expuestas y puestas a prueba y todas se rebelaron insuficientes para ofrecer soluciones históricas a muchos problemas, principalmente al flagelo de las drogas. Estamos asistiendo al agotamiento de algunas “civilizaciones” por el consumo de las drogas alucinógenas.

En este momento y dentro de este ensayo, se presenta una alternativa,  para lograr ver alguna luz de esperanza frente a este azote de las drogas que están aniquilando principalmente a naciones como los Estados Unidos, Colombia, Bolivia, Perú, Brasil, México, Ecuador y tantos pueblos aterrorizados por la producción, el comercio y el consumo de heroína, cocaína y marihuana.

La propuesta tiene su origen en nuestro ancestro y toca el futuro de nuestras generaciones. Tenemos tierras labrantías, tenemos técnicos y podemos recurrir a los cultivos transgénicos, al uso de insecticidas biológicos virales de poliedrosis nuclear. Usemos los organismos genéticamente modificados para que la papa resista las heladas, el maíz pueda aniquilar los gusanos que lo atacan, el algodón pueda producirse en los colores que le ordenemos que salga. Latino América ha empezado a usar los transgénicos y ya pueden verse avances en Brasil, Ecuador y Argentina. Colombia empieza muy tímidamente a pensar en ellos con el cultivo del algodón. Al usar transgénicos se genera empleo, se obtienen cosechas abundantes muchas veces extraordinarias, se hace retornar al campo a los agricultores que se fueron porque las cosechas eran exiguas, se estimula la producción y se compite con los cultivadores de alucinógenos y con los narcotraficantes quienes por la  venta anual en el mundo obtienen más  de 150 mil millones de dólares y cuyo consumo, para nombrar solamente a los Estados Unidos es por cuenta de 26 millones de personas adictas.

Es necesario ver los beneficios que se derivan del uso de transgénicos, como el aumento de la productividad de las cosechas. Se protegen los bosques. Se reduce el uso de productos químicos y pesticidas, casi volviendo a la agricultura orgánica que es milenaria y que es el futuro del campo. Con los transgénicos se aumenta el contenido nutricional de los alimentos, su sabor, su calidad  y para no alargar esta alternativa, con los transgénicos, se logra beneficios económicos y sociales. Esta es una forma de atacar las drogas alucinógenas y librar a paises en desarrollo de semejante tragedia que cada día nos consume más.

Para complementar o quizá completar el cuadro de las drogas  es necesario volver al viejo tema de la legalización, que en los años 80 lo lanzó el economista Milton Friedman y hoy se empieza a colocarlo en letras grandes para que lo lean en los salones de Washington, Bogotá y otras ciudades.

Algunas personas le llaman a las drogas el “Síndrome de Traffic” refiriéndose a la película protagonizada por Michel Douglas quien encarna al zar antidrogas de los EE.UU. que renuncia a su cargo por considerar que “la guerra contra las drogas no la vamos a ganar porque es una guerra contra nosotros mismos”.

“The Economist” señala que ni los Estados Unidos ni nadie está ganando la guerra contra las drogas, porque  cada dólar que se invierte en este propósito genera cinco del narcotráfico mientras aumentan los consumidores.

 

INDEPENDENCIA.

 

El maltrato de los europeos a los nativos, a los mismos criollos, a los negros, mulatos, mestizos, zambos y latinoamericanos todos, no podía seguir triturando y exterminando la raza. La diversidad de impuestos estúpidos desataba la rabia de los sometidos, los trabajos forzados, extenuantes alimentaban la hoguera de liberación.

Las fuerzas para la emancipación del yugo español avanzaron de norte a sur, cuando se independizaron Colombia y Venezuela con el General Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander al frente de sus ejércitos, hasta liberar cinco repúblicas entre las que se cuentan Ecuador, Bolivia y Perú. Desde el sur avanzaba el General San Martín y liberaba Argentina y Chile.

La libertad de América incluyó también ingredientes como el desconocer la autoridad española en el Nuevo Mundo y que a los gritos, en Bogotá, de “Cabildo abierto” y “mueran los chapetones”, nombre despectivo para nombrar a los españoles, se fraguó la Independencia en Sur América. Entre tanto en México se gritaba “Viva la independencia” abajo los “gachupines” nombre de menosprecio para designar a los españoles. Por esas fechas don Antonio Nariño un granadino inteligente repartía sus famosos Derechos del Hombre que había traducido del frances cuando ocurrió la Revolución Francesa, originaria también de nuestra Independencia.

España empezaba a declinar su imperio e iniciaba una pérdida total de sus colonias y posiciones. Se comenzaba a sentir el orgullo de ser latinoamericano y de poseer una sola identidad. Inspirados en la filosofía de la liberación y la independencia, atendiendo a la autoridad de las organizaciones en formación, acumulando valores y nuevas ideas se fue llegando a la formación de las primeras naciones. Muy sangriento y muy largo fue este paso de la esclavitud a la independencia pero el latino lo logró para entrar en la historia por la puerta grande por donde transitan los héroes, los pensadores, los libertadores.

 

REBELIONES  COLONIALES.

 

La rebelión de Gonzalo Pizarro en 1.544 y 1.549 fue una rebelión importante llevada a cabo contra el conquistador del Perú. Desde 1.542 se venían imponiendo encomiendas como leyes para que el pueblo las cumpliera, pero el hermano del conquistador Francisco Pizarro, de nombre Gonzalo, causó una rebelión en contra de tales tratos alcabaleros. La rebelión fue aplacada, pero se inició con ella un descontento general.

Hacia los años 1.500 y 1.800 hubo un movimiento en los Andes denominado Taki Onqoy y fue realizado por los indios que danzaban sin cesar el llamado baile de San Vito como una protesta por los impuestos.

No se puede dejar de mencionar que en Nuevo México se realizó una rebelión en un lugar denominado Pueblo protestando contra los españoles por adueñarse de tierras de indios.

En Colombia, en la ciudad de Túquerres, Departamento de Nariño, los españoles descuartizaron con caballos tirando las extremidades de cuatro criollos de apellido Clavijos por protestar contra los impuestos. Luego en 1.781 los cultivadores de tabaco en Santander, al noroeste colombiano levantan un movimiento llamado de los “Comuneros” para protestar por los impuestos.

“Quilombos” y “ Palenques” hacia 1.800 se rebelan en Brasil y dan origen a rebeliones en Haití contra los franceses.

Tupac Amarú en el alto Perú es un líder de los rebeldes contra los mandos españoles y todo por el maltrato a los indios.

En el año 1.761, hubo movimientos revoltosos contra los españoles, en Yucacatán, México.

Por allá en 1.810 en el mismo México, un presbítero criollo, el cura o Padre Miguel Hidalgo, gran inconformista con los impuestos de los españoles, echó a volar las campanas de su iglesia y congregó a su feligresía gritando: “Larga vida para la Vírgen de Guadalupe y muerte a los españoles”. El grito de este cura llegó hasta las cavernas de las minas de Guanajuato donde murieron peninsulares y criollos. Los españoles capturaron a Hidalgo y lo ejecutaron, pero quedó sembrada la semilla de la inconformidad para que luego un mestizo como José María Morelos declarara más tarde la independencia y nos colococara un título bien grande que hemos llevado por muchas décadas como el de “Americanos”. Americanos somos todos los nacidos en este continente.

Muy adelante se yergue un indio zapoteca de nombre Benito Juárez que consolida el triunfo de México por la liberación y por la reforma liberal.

La independencia de Cuba como uno de los últimos vestigios del imperialismo español, empezó a gestarse por el descontento de isleños cuando eran forzados a trabajos duros en el corte de caña y su molienda para llegar en el siglo XVIII a más del 30% de la producción mundial de azúcar. Cuba empieza -temiendo el descontento- a abolir la esclavitud hacia el año 1.886. Cuba y Puerto Rico esperaron por su libertad hasta 1.898, cuando es José Martí (1.857-1.895) poeta, intelectual y revolucionario, quien desde el exilio en los Estados Unidos de Norte América, lanza su movimiento “Cuba Libre”. La campaña la lideró el mismo José Martí culminando con la invasión a Cuba en 1.895. Cuba como República se proclama en el año 1.902.

 

LA  MUJER  EN  LA  INDEPENDENCIA.

 

Policarpa Salavarrieta, proveniente de Guaduas, población cercana a Bogotá, al leer los edictos en las paredes imponiendo más cargas tributarias a los habitantes de Colombia, arrancó esos papeles y los rompió; eso bastó para que fuera colgada en la horca y mostrada al pueblo como escarmiento. Policarpa fue una patriota y martir de la revolución por la independencia.

Manuela Beltrán, otra patriota colombiana encabezó junto a José Antonio Galán, la rebelión de los “Comuneros” por cuyo acto fue fusilada.

Micaela Bastidas y Bartolina Sisa, fueron ejecutadas junto a sus esposos en Perú y Bolivia respectivamente.

María Gertrudis Bocanegra vió cómo ejecutaban a su familia y lanzó una arenga patriótica antes de ser ejecutada.

Juana Azunduy, boliviana que confeccionaba uniformes para sus patriotas dominaba lenguas como el quechua, hablaba aymará y cabalgaba con sus tropas que luchaban por la independencia de Bolivia. Fue fusilada.

Algunas mujeres colaboraron con las causas independentistas en Brasil donde Domitila de Castro y Leopoldina de Castro, le pidieron a Pedro el soberano brasileño que diera independencia a Brasil por allá en 1.822. Ambas fueron ejecutadas.

 

EXPORTACIONES.

 

PRODUCTOS AGROPECUARIOS.- Ciertos productos agrícolas como algodón, azúcar, trigo, café, cacao, aceites de palma y ajonjolí, soya, maíz y ganado bovino, ovino y porcino, son muy rentables en Latino América y rinden márgenes de exportación. De igual manera las frutas tropicales como bananas, piñas, naranjas, papayas, duraznos, manzanas y ciruelas. Las flores han sido uno de los renglones de exportación muy acreditados en América del Sur. Los productos agropecuarios ocupan un 70% de las tierras de labor. Frecuentemente estas tierras pertenecen a grandes corporaciones y a terratenientes poderosos,  a  compañías transnacionales agroindustriales que ocupan gran cantidad de maquinaria pero que también requieren y dan mano de obra generando empleo. Chile es un buen ejemplo de esto y se ha colocado como un gigante de las exportaciones ya que entre 1.995 y el año 2.000 le economía creció un promedio del 5.2% anual. Los niveles de pobreza en Chile han disminuido a la mitad. Hay 2 millones menos de pobres que hace una década. El ingreso per cápita de Chile es de $8.400 al año.

Latino América tiene presencia en los mercados del cuero, las artesanías, la lana, la carne, productos marinos, las maderas preciosas, los muebles, los libros, zapatos, las confecciones de ropa y la ropa interior femenina. Muchas bebidas y alimentos enlatados latinoamericanos, están apareciendo en los anaqueles de los supermercados norteamericanos.

Las prácticas agropecuarias favorecen a Brasil y Argentina que saldrán de este receso que ahora mantienen para volver a ser naciones agroindustriales que debido a gobiernos corruptos han declinado su presencia en el mundo económico, pero su potencial humano y tecnológico no decae ante las adversidades. Y aquí de paso, ¿no sería prudente y hasta necesario negociar en bloque los acuerdos de libre comercio con los Estados Unidos de América?.

Las explotaciones o fincas familiares donde trabajan todos los parientes y hasta los amigos de los propietarios en comunidad o “mingas”, aparecen en México, Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia y Centro América. Demandan mucha inversión en semillas, fertilizantes, transportes, comercialización, pero que los gobiernos deben atender estas pequeñas y medianas industrias para con planes bien estructurados puedan rendir mayores beneficios. Hay miles de ejemplos de esta clase de esfuerzos que los gobernantes deben apoyar para evitar el éxodo hacia las ciudades que luego van a formar los grandes cinturones de pobreza en las metrópolis causando gravísimos problemas de desempleo, robo, escasez de alimentos, servicios hospitalarios y de salud inoperantes, enfrentamientos sociales y muertes.

Brasil presenta cuadros significativos sobre exportación de carros de las marcas Volkswagen, Armour y Swift.

 

MINERIA.- Se empezó por buscar oro y plata. La minería ha sido desarrollada con buen éxito en México, Chile, Perú, Venezuela y Bolivia. Latino América produce una octava parte del valor total de la minería en el mundo, cifra que fue registrada hace unos años y que ahora ha sido revaluada por aportar más de un tercio de la producción de la plata y estaño, un cuarto de la producción de bauxita y cobre, un quinto de la de hierro, un sexto de la de zinc y molibdeno, un séptimo de la de plomo, un octavo de la de oro, un décimo de la de manganeso.

En Brasil  se producen y exportan, aguamarinas, amatistas y ópalos, en Colombia se venden y abre mercados internacionales con esmeraldas y oro.

 

PETROQUIMICA.- En Latino América se presentan casos de realizar alianzas con las corporaciones transnacionales donde entran en la firma, el gobierno y las empresas privadas para explotar principalmente lo que se dá en llamar petroquímica y así desarrollar las industrias como acerías, ferroquímicas, refinerías petroleras, industrias del carbón, concreteras e industrias del aluminio y sus derivados.

Buen ejemplo de esta clase de industrias los tenemos en México, Venezuela, Colombia, Argentina, Chile, Uruguay, donde varios países de América, Europa y Asia tienen fuertes inversiones.

La energía eléctrica, la hidroeléctrica, la termoeléctrica, la energía nuclear, la explotación de hidrocarburos con grandes yacimientos en Argentina, Paraguay, Bolivia, Brasil, Ecuador, Colombia, Venezuela, México y Guatemala son una positiva esperanza, por lo menos para ir aminorando nuestra deuda pública y detener la inflación en buena parte.

En comunicaciones, transporte aéreo, fluvial, terrestre, transporte urbano y hasta en turismo, son las grandes compañías de triple alianza y de carácter internacional que explotan tales renglones en Latino América. La capacitación del capital humano y la actualización de conocimientos marchan junto al mundo moderno, de igual manera la compra y conservación del parque automotor.

 

EPILOGO.

La estructura social del latinoamericano ha cambiado al paso que va acelerada esta marcha del mundo moderno. La formación del capital humano está creando riquezas conforme lo hemos descrito arriba y es que la transferencia de las destrezas, habilidades y conocimientos no se va a la tumba con cada latino, sino que se pasa de padres a hijos y éstos son quienes tienen el timón del futuro mediante la educación y cultura que están recibiendo en las escuelas, colegios y universidades.

Los modelos de desarrollo científico y tecnológico se están adquiriendo de quienes van a la vanguardia en esto de competir en los mercados intelectuales y de productos necesarios para la vida. Se debe aprovechar y mejorar las invenciones y por la parte latina  también se  aporta  talento y  descubrimientos para quien tenga el interés en lograr avances con tales inventos.

Es necesario colaborar y cooperar con quienes están en la línea de vanguardia de la sociedad civil.

Sabemos que Latino América tiene su propia identidad y lo hemos analizado agrupando nuestras regiones socio-geográficas en la extensa Mesoamérica y dentro de las arrugadas tierras andinas, otras en las grandes regiones del Caribe y Brasil y otras en las del Cono Sur.

La economía en muchas partes del continente latino, depende de sus áreas rurales y del desarrollo de las ciudades. Nos sorprende ver mercadeo de productos agropecuarios  e industriales compitiendo con calidad, con cantidad, con fuerza publicitaria, con dumping, con capacidad y talento para exportar, rompiendo barreras e imponiendo “modas” de lo nuevo y lo desconocido.

Se necesita, eso sí, una nueva orientación dentro de la integración subregional de la llamada Comunidad Andina. No se han consolidado las etapas ya esparcidas y solamente se han hecho proposiciones. Falta, ahora, realizar objetivos comerciales, falta construir ese Mercado Común para que haya un desarrollo sostenible. Es necesario luchar contra la pobreza y para eso el Mercosur debe integrarse con los Estados Unidos y con Europa.

Los latinoamericanos no son extraños, ni menos, mucho menos, esquivos al progreso cuando han demostrado que pueden abrir mercados internacionales y que no son aislacionistas. Están creando riqueza a pesar de problemas de terrorismo y guerrillas en muchos lugares latinoamericanos, y se están “integrando” a movimientos económicos.

Se espera que la libertad política se enseñoree en Latino América y así obtener nueva carta de navegación y poder tener gobiernos que no sean corruptos y que los mandatarios  serios, capaces, honorables, trabajadores,  colaboren en el desarrollo y progreso de los pueblos para mantener una economía sana que  traerá paz y prosperidad.

 

 

 

 


 © 2008 por NoticiasLiterarias.com

Reservados todos los derechos