ARTÍCULOS

New York, NY. EE.UU. Año 7 -
     Inicio - Artículos Literarios - Biografías - Cultura - Opinión - Entrevistas - Libros Digitales - Libros Recibidos - Editoriales - Reseña Libros - Agentes - Cuentos - Taller
 
     Noticias - Medios - Escritores - Fotos Marte - Galería - Concursos - Curiocidades - Universo - Avisos - Famosos - Enlaces - Fútbol - Artistas - Artículos - Boletínes
 

 

 

 

 

Vikingos: los reyes del mar

 

Por: Antonio Mora Vélez

 

Sincelejo/ Sucre/ Colombia.

 

De los vikingos supe en las aulas del bachillerato cuando se me dijo que uno de ellos de nombre Leif Erikson (Erik el rojo) había llegado a las costas americanas 492 años antes que Colón. Ahora he aprendido algo de su vida y he visto en el museo Vikingo de Oslo parte de sus barcos, de sus artesanías en oro y plata y de sus instrumentos de trabajo, la mayoría de éstos en madera de arce y bronce: un trineo de madera, un telar completo con todos sus aparejos y un balde también de madera con aros de bronce, por ejemplo. Uno de sus barcos, descubierto en Oseberg, a 80 kilómetros al sur de Oslo, reposa en una de las salas del museo. Tiene 22 metros de largo y es de roble con remaches de hierro, con capacidad para 30 remeros, y fue construido, al parecer, en el año 815, para ser féretro de una reina de la dinastía Vestfold con su criada y todos sus bienes. Los vikingos enterraban a sus muertos en barcos cerca de la costa y lo hacían para que llegaran con "buen viento y buena mar" a la otra vida.

Toda la actividad comercial y de conquista de los vikingos se hacía gracias a sus embarcaciones, pequeñas y ligeras, lo que les permitía llegar sin ser vistos a distancia. Fueron grandes navegantes y sus barcos anclaron en las costas de Groenlandia, Irlanda, Gran Bretaña, Islandia, Dinamarca, Francia, Iberia, Italia, Rusia, Alemania y Bizancio, en donde fundaron ciudades como Dublin y York, y atravesaron los mares Báltico, del Norte, Caspio, de Barents, Negro y Mediterráneo. Fueron el terror de estos pueblos durante los años 800 al 1050 de nuestra era pero fueron también poetas, legisladores y artistas. Tenían un alfabeto de 16 letras que usaban con propósitos mágicos en piedras funerarias. Fueron los autores de la saga de Sigurd que es una variante de la saga de los Nibelungos. Iniciadores del jurado penal moderno. Talladores eximios de la madera: las decoraciones de sus barcos -los que consideraban animales grandes con cabezas y colas de serpiente- y de sus utensilios, muestran su habilidad para representar figuras de su mitología, entre las cuales sobresalen: Odín -dios de la guerra- Frey, dios de la fertilidad, y Thor, dios que creó el relámpago a golpes de martillo. El llamado tesoro de Hon demuestra que fueron también orfebres del oro, la plata y el bronce.

La sociedad vikinga constaba de tres clases: la elite que tenía el poder económico y jurídico; los granjeros libres con derecho a portar armas, y los esclavos. Conocían la ley y tenían una organización llamada "Thing", asamblea de gobierno de la cual hacían parte la elite y los granjeros libres. La mujer ocupaba un rango social importante por cuanto se encargaba de la granja cuando los maridos salían en expediciones al extranjero y era responsable de que las provisiones duraran todo el año. El barco de Oseberg muestra que en las granjas los vikingos cultivaban cebada y avena, producían quesos y mantequilla, recolectaban nueces y frutas y conservaban las carnes de los animales que sacrificaban en otoño para consumirlos en los glaciales inviernos de esa época. La comida la cocían en una gran caldera de hierro que colgaba de un trípode también de hierro que podían transportar fácilmente en los barcos. En las granjas tenían camas, baúles, baldes, hachas, cucharones, telares, alicates, martillos, pinzas, cucharas, cuchillos, bateas, cofres, planchas de piedra con mangos de madera, peinillas de asta de reno, espadas con incrustaciones de plata, cobre y latón, y carruajes, fuetes y sillas para cabalgar, lo que demuestra que eran también buenos jinetes. En las casas vikingas no había ni armarios ni cómodas, todo se guardaba en arcas.

 

 

 

 


 © 2002 - 2009 por ANL

Reservados todos los derechos